Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

La selección de pareja

La selección natural fue propuesta por Darwin como medio para explicar la evolución biológica. Modernamente, el concepto de selección natural se define como la reproducción diferencial de los genotipos en una población. la selección natural se facilita por las diferencias en éxito reproductivo de las distintas variantes genéticas

La selección de pareja
La selección natural fue propuesta por Darwin como medio para explicar la evolución biológica. Modernamente, el concepto de selección natural se define como la reproducción diferencial de los genotipos en una población. la selección natural se facilita por las diferencias en éxito reproductivo de las distintas variantes genéticas.
 
Por ello, la elección de pareja, la selección sexual, juega un papel importantísimo en la evolución. ¿Cuáles son los criterios básicos que determinan tal elección? ¿Cuáles sus características en las diferentes especies? En realidad, no se sabe mucho sobre ello.
 
Para intentar profundizar en este tema, varios investigadores franceses y alemanes pertenecientes al Leibniz Institute for Zoo and Wildlife Research de Berlin, Germany, al  Institut des Sciences de l’Évolution d la Université de Montpellier y al Centre National de la Recherche Scientifique, Institut de Recherche pour le Développement de la École Pratique des Hautes Études, de Montpellier han investigado al respecto y sus resultados se publican en el número de noviembre de la revista The American Naturalist, con el título de “The Evolution of Mutual Mate Choice under Direct Benefits”.
 
Tomemos el ejemplo de las cornamentas de algunos animales. Como su tamaño puede ayudar a la lucha por la supervivencia y aumentar las posibilidades procreadoras de los machos Darwin (1871) propuso que la elección de las hembras fue el mecanismo responsable de la evolución de tales adornos extravagantes. Sin embargo, investigaciones recientes han demostrado que la situación era mucho más compleja y en general, parece que en la elección de pareja la variabilidad de criterios de elección es muy amplia, aunque los criterios de selectividad de los animales se pueden predecir de la biología de cada especie y el sexo. Este hallazgo es importante porque un factor clave que afecta la biodiversidad de las especies es la relación existente entre la mezcla de genes y el sistema de elección de pareja, y esto, a su vez, tiene implicaciones para la conservación.
 
Para los grillos mormones macho, cualquier hembra vale, mientras que los pavos azules machos raramente consolidan la relación con la primera hembra abordada. En la Naturaleza se dan ejemplos para todos los gustos y con diferentes frecuencias: actuaciones indiscriminadas por parte de machos y de hembras, machos que eligen muy selectivamente, hembras que eligen muy selectivamente, etc.
 
¿Cómo alcanzaron sus conclusiones finales los investigadores? Utilizando un modelo matemático muy complejo para relacionar más de una veintena de variables diferentes distribuidas en diferentes apartados o niveles: individual, clase, sexo y población, que incluían observaciones tales como la frecuencia con la que los individuos se ponían en contacto, frecuencia y número de apareamientos, muertes, etc.
 
Como el rechazo de una pareja y la búsqueda de otra lleva su tiempo ello significa que cuando un individuo es más selectivo ello lleva implicado un menor número de apareamientos. Por ello, a pesar de las aparentes ventajas que podría tener ser más exigentes, para encontrar parejas de mayor calidad, eso significa ciertas desventajas, lo cual tiene implicaciones evolutivas ya que la evolución de una mayor selectividad electiva en un sexo puede promover o impedir la del otro sexo.
 
Los investigadores señalan que si las circunstancias ecológicas son tales que los individuos pasan una gran parte de sus vidas buscando compañeros (por ejemplo, los grillos mormones masculinos y muchas arañas masculinas), entonces el costo del proceso selectivo es alto y los individuos no suelen ser particularmente exigente (se tardaría demasiado tiempo). A la inversa, cuando la búsqueda con éxito un compañero toma una pequeña parte de la vida útil, el proceso selectivo puede evolucionar más fácilmente.
 
Siguiendo esta lógica, los autores del estudio, predicen que las especies en las que todos los individuos son muy selectivos deben ser aquellos en los que las hembras y los machos tienen que esperar por un tiempo después del apareamiento antes de poder aparearse de nuevo, independientemente de la razón específica de la espera. Entre las posibles razones se incluyen la necesidad del cuidado de la descendencia durante mucho tiempo o la reconstitución de las reservas de semen.
 
 
 
Más en:
 
http://www.journals.uchicago.edu/doi/10.1086/688658