Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

No somos inmortales. Por qué envejecemos

Un grupo de investigadores del Instituto de Biología Molecular (IMB) de Mainz, Alemania, acaban de realizar un gran avance en la comprensión del origen del proceso de envejecimiento. La investigación se ha publicado en la revista Genes & Development y muestra, por primera vez, unas pruebas claras de cómo el proceso de envejecimiento surgió como una parte del proceso de la evolución. La experimentación se ha realizado sobre los pequeños nematodos C. elegans.
 
Han identificado los genes responsables de un proceso llamado autofagia, que en los gusanos jóvenes es un fenómeno crítico para la supervivencia celular, la promoción de la salud y la aptitud física.  Lo curioso e importante es que son estos mismos genes los que impulsan el proceso de envejecimiento más adelante en la vida.
 
Los hallazgos también pueden tener implicaciones en el tratamiento de trastornos neurodegenerativos tales como el Alzheimer, el Parkinson y el Huntington, enfermedad en la que está implicada la autofagia ya que los investigadores han demostrado que pueden promover la longevidad bloqueando la autofagia en viejos gusanos y que como consecuencia se produce unaa fuerte mejora en las neuronas y en la salud corporal.
 
Más en:
 
https://goo.gl/ySjjLZ