Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Cerebro- intestino

Las relaciones son múltiples. Enumeramos algunas: 1. La serotonina del epitelio intestinal es proinflamatoria, mientras que la del SNE es antiinflamatoria, de modo que protege al intestino de la invasión microbiana a la vez que de la inflamación a las neuronas del SNE

 

Las relaciones son múltiples. Enumeramos algunas: 1. La serotonina del epitelio intestinal es proinflamatoria, mientras que la del SNE es antiinflamatoria, de modo que protege al intestino de la invasión microbiana a la vez que de la inflamación a las neuronas del SNE; 2. El desarrollo de ciertos factores de transcripción y crecimiento del SNE puede explicar la aparición de ciertos defectos de nacimiento como la enfermedad de Hirschsprung; 3. Ciertos virus pueden permanecer latentes en el SNE y reactivarse posteriormente, favoreciendo una multitud de patologías, entre ellas el Parkinson o el Alzheimer. Estos pacientes suelen sufrir estreñimientos. Además, las placas de proteínas amiloide y los ovillos neurofibrilares, que se encuentran en el cerebro de los enfermos de Alzheimer, así como los cuerpos de Lewy, del SNC en los enfermos de Parkinson aparecen también en el SNE; 4. El intestino es una fuente rica de moléculas tipo benzodiacepinas, familia de sustancias psicoactivas que incluye a drogas populares como Valium y Xanax; 5. Los fármacos sicoactivos suelen tener efectos también sobre el SNE: una cuarta parte de las personas que toman Prozac o antidepresivos similares tienen problemas gastrointestinales como náuseas, diarrea y estreñimiento; algo similar ocurre con el estreñimiento debido a los opiáceos; 6. Independientemente de los fármacos, las hormonas de estrés producidas en el cerebro pueden sensibilizar a determinadas neuronas del SNE, causando acidez; 7. Las estadísticas confirman que el 40 por 100 de los pacientes que son vistos por el médico internista presentan problemas gastrointestinales. La mitad de ellos tienen trastornos funcionales, es decir, que sus intestinos no trabajan adecuadamente, pero nadie acierta a explicar por qué; 8. En algunos niños autistas la secretina duodenal está siendo probada como posible tratamiento terapeútico; 9. Un conocido fármaco contra la migraña calma los intestinos hiperactivos;10.La secretina duodenal está siendo probada como posible tratamiento para los niños autistas. 
Más en:
http://www.scientificamerican.com/article.cfm?id=gut-second-brain