Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Dulces recompensas separadas

La ingestión de azúcares ejerce potentes efectos de refuerzo/recompensa a través de dos vías: la gustativa y la post-ingestiva, es decir, la del sabor y la nutricional

Dulces recompensas separadas
La ingestión de azúcares ejerce potentes efectos de refuerzo/recompensa a través de dos vías:  la gustativa y la post-ingestiva, es decir, la del sabor y la nutricional.  Hasta ahora no se sabía qué circuitos neuronales estaban implicados y/o relacionados. En el último número de la revista Nature Review Neuroscience se publican los hallazgos de un equipo investigador de la Yale University School of Medicine, con el título de “Separate circuitries encode the hedonic and nutritional values of sugar”.
 
Efectivamente, lo que han encontrado los investigadores, en ratones, es la existencia de dos circuitos separados de ganglios basales, uno dorsal responsable del efecto hedónico (sabor), y otro ventral responsable del valor nutricional. Durante la ingesta de azúcar, la supresión de la liberación de dopamina inhibe el valor hedónico en la zona ventral, pero no en la zona dorsal del cuerpo estriado, mientras que la supresión de valor nutricional inhibió la liberación de dopamina en la zona dorsal, pero no en la ventral del cuerpo estriado.
 
Consistentemente, la ablación celular específica de las células excitables por dopamina en la zona dorsal, pero no en la ventral, inhibió la capacidad del azúcar para facilitar la ingestión de alimentos desagradables. Por el contrario, la estimulación optogenética de las células excitables por dopamina en la zona dorsal, pero no en la ventral, del cuerpo estriado, sustituyó al azúcar en su capacidad para facilitar la ingestión de alimentos desagradables. Los datos indican que el azúcar recluta a un circuito de células excitables por dopamina en el cuerpo estriado y que actúa priorizando la búsqueda de energía sobre la búsqueda de más calidad del sabor. Los autores confían en que estos hallazgos sean valiosos para lograr nuevas estrategias correctoras del exceso de ingesta de azúcares.
 
Más en:
 
http://goo.gl/pK7eC6