Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Escuchar música clásica modula nuestros genes cerebrales

Una nota de prensa de la embajada de Finlandia en un país sudamericano se hace eco del descubrimiento de científicos de la Universidad de Helsinki de que escuchar música clásica modula de manera positiva los genes que son responsables de la función cerebral

Una nota de prensa de la embajada de Finlandia en un país sudamericano se hace eco del descubrimiento de científicos de la Universidad de Helsinki de que escuchar música clásica modula de manera positiva los genes que son responsables de la función cerebral.
 
Escuchar música representa una función cognitiva compleja del cerebro humano, que es conocida por inducir cambios positivos en la capacidad de aprendizaje y comprensión. Sin embargo, el mecanismo molecular subyacente a estos efectos es poco conocido. Un equipo finlandés ha investigado cómo escuchar música clásica afecta los perfiles de expresión genética de los escuchantes. Todos los participantes en las pruebas del estudio escucharon el concierto para violín Nro 3, G mayor, K.216, de W.A. Mozart, que dura 20 minutos.
 
Aunque escuchar música es común en todas las sociedades, poco se sabe sobre sus determinantes biológicos. De acuerdo a este estudio finlandés escuchar música clásica podría tener un efecto positivo sobre la salud del cerebro, al estimular la actividad beneficiosa de ciertos genes e inhibir la influencia perjudicial de otros.
 
Escuchar la música fortaleció la actividad de los genes implicados en la producción y transporte de dopamina y la neurotransmisión sináptica mientras que, por otro lado, inhibió la actividad de los genes que median la neurodegeneración, lo que otorgaría a la música un papel neuroprotector.
 
Algunos de los genes activados fueron los mismos que son conocidos como determinantes de la capacidad de cantar en las aves canoras. Esto, según la Dra. Irma Järvelä, del equipo de investigadores, podría sugerir algún antecedente evolutivo común, entre aves y humanos, para la percepción de sonidos.
 
Los hallazgos dan nueva información sobre el sustento genético molecular de la percepción de la música dentro del proceso evolutivo y podrían llevar a una mejor comprensión de los procesos que operan detrás de la músicoterapia.
 
Más en:
 
http://goo.gl/zvFbSl