Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Fotosíntesis artificial

Las plantas utilizan la fotosíntesis para convertir la luz solar, el agua y el dióxido de carbono en su propio combustible, en forma de hidratos de carbono. A nivel mundial, este proceso natural cosecha 130 teravatios de energía solar

Las plantas utilizan la fotosíntesis para convertir la luz solar, el agua y el dióxido de carbono en su propio combustible, en forma de hidratos de carbono. A nivel mundial, este proceso natural cosecha 130 teravatios de energía solar. Si los científicos pudieran encontrar la manera de aprovechar sólo una fracción de esa cantidad para hacer combustibles y procesos industriales, podría reducirse drásticamente nuestra dependencia de los combustibles fósiles.

 
En la revista ACS Journal Nano Letters, un grupo de investigadores procedentes del U.S. Department of Energy, el Lawrence Berkeley National Laboratory, el Howard Hughes Medical Institute, la National Science Foundation y los National Institutes of Health describen su desarrollo de un nuevo sistema de fotosíntesis artificial que convierte la luz y dióxido de carbono en bloques de construcción para plásticos, productos farmacéuticos y combustibles,  todo sin electricidad.
 
Los investigadores han desarrollado un conjunto consistente en una matriz de nanocables que captura la luz y con la ayuda de bacterias, convierte el dióxido de carbono en acetato. Unas primeras bacterias interactúan directamente con materiales que absorben la luz, por lo que los investigadores dicen que es el primer ejemplo de “fotoelectrosíntesis microbiana”. Otro tipo de bacterias transforman el acetato en precursores químicos que se pueden utilizar para hacer una amplia gama de productos de uso diario, desde antibióticos hasta pinturas.
 
Más en:
 
http://goo.gl/46rZ86