Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

El viejo teorema de Pitágoras ayuda a conocer cuando un paciente comienza a mejorar

Así lo indica un artículo publicado en la revista PLoS ONE por el Dr. Rob Froud del Warwick Medical School de la Universidad de Warwick en colaboración con Gary Abel de la Universidad de Cambridge, ambas de Gran Bretaña.

Así lo indica un artículo publicado en la revista PLoS ONE por el Dr. Rob Froud del Warwick Medical School de la Universidad de Warwick en colaboración con Gary Abel de la Universidad de Cambridge, ambas de Gran Bretaña.
 
Se han basado en unas curvas denominadas ROC, acrónimo de Receiver Operating Characteristic, que se desarrollaron durante la Segunda Guerra Mundial para el análisis de señales a fin de ayudar a los operadores a decidir si un punto en la pantalla era un objetivo enemigo o se trataba de  buques o aeronaves aliadas.
 
En la década de 1980, este tipo de curvas también fueron adoptados por los epidemiólogos para ayudarles a decidir en qué momento una persona se ha recuperado de una enfermedad. En el caso de muchas enfermedades crónicas, los epidemiólogos opinan que el punto correcto de elección es el que está más cerca de la esquina superior izquierda de la trama que contiene la curva.
 
Los Drs. Froud y Abel estudiando el problema de la elección de ese punto llegaron a la conclusión de que la solución estaba en una adecuada utilización del teorema de Pitágoras, enunciado hace 2500 años. Su hipótesis la han comprobado con varios experimentos utilizando datos de ensayos reales concluyendo que la aplicación del teorema de Pitágoras ayuda a identificar el punto en el que un paciente ha mejorado, con más consistencia y precisión que otros métodos comúnmente utilizados.
 
Más en:
 
http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0114468