Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Células fotovoltaicas

Uno de los retos más importantes a resolver es su abaratamiento mediante el desarrollo de nuevos materiales con propiedades adecuadas. A ello se dedica el grupo del prof. Douglas A. Keszler en la Universidad estatal de Oregon. La pirita, abundante y barata, despertó mucho interés en los inicios de la era de la energía solar fotovoltaica porque tenía una enorme capacidad de absorber la energía del Sol y podría usarse en capas hasta 2.000 veces más delgadas que algunos de sus competidores, como el silicio, pero no permitía una conversión eficaz de energía solar a eléctrica. Ahora, Keszler ha desarrollado  un sulfuro de hierro y silicio  (Fe2SiS4) que tiene las virtudes de la pirita y no sus defectos, lo que podría conducir a una solución viable, ya que sus componentes son  hierro que es el elemento extraíble más barato del mundo, silicio que es el segundo y  azufre que es prácticamente gratuito. 

Más en:
http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/aenm.201100351/abstract