Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Los químicos descubren un catalizador capaz de seleccionar y controlar entre diferentes reacciones

Los científicos del Oak Ridge National Laboratory de EE.UU, según una nota de prensa que acaba de hacer pública esa institución, han descubierto que cuando a partir de unas condiciones iniciales pueden ocurrir diferentes reacciones, un mismo catalizador puede controlar y seleccionar entre las diferentes posibilidades, dependiendo simplemente de su estructura cristalina

Los científicos del Oak Ridge National Laboratory de EE.UU, según una nota de prensa que acaba de hacer pública esa institución, han descubierto que cuando a partir de unas condiciones iniciales pueden ocurrir diferentes reacciones, un mismo catalizador puede controlar y seleccionar entre las diferentes posibilidades, dependiendo simplemente de su estructura cristalina. El trabajo se acaba de publicar en la revista ACS Catal.
 
El catalizador en cuestión es el óxido de cerio (el cerio es un elemento clasificado químicamente entre las tierras raras) que, por ejemplo, puede obtenerse en forma cristalina cúbica, octaédrica o en forma filamentosa, todas ellas de tamaños minúsculos (millonésimas de milímetros).
 
Partiendo del acetaldehído que es una sustancia muy utilizada para sintetizar muy diferentes productos industriales, dependiendo de la forma usada del catalizador, se obtuvieron profundas diferencias en los productos de reacción y en sus rendimientos. Por ejemplo, si el acetaldehído estaba en presencia del nanocatalizador, óxido de cerio en forma cristalina cúbica, se produce etanol preferentemente, pero si el catalizador usado está en la forma cristalina octaédrica, aumenta es la producción de metano. Estos hechos modifican profundamente la idea científica establecida existente respecto a la naturaleza y función de los catalizadores, que se pensaba podían afectar a las velocidades de las transformaciones, pero no a su naturaleza.
 
¿Interés práctico? Enorme, ya que la mejora de la selectividad, o capacidad de producir los productos deseados y evitar los productos secundarios indeseables es el propósito esencial de toda la industria química. El objetivo más inmediato de los investigadores es usar las formas adecuadas de catalizador para polimerizar moléculas de acetaldehído y obtener así unas moléculas de doce átomos de carbono que podrían constituir una gasolina sintética, pura y con una combustión desprovista totalmente de elementos contaminantes.
 
Más en:
 
http://www.ornl.gov/ornl/news/features/2014/scientists-learn-to-control-reactions-with-the-shape-of-a-rare-earth-catalyst