Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Vesta: se aclara su crisis de identidad

En la mitología romana las deidades estaban íntimamente relacionadas con la vida diaria, protegiendo las diversas actividades. Aparte de Júpiter, el dios supremo, el resto de dioses mayores se asociaban a tareas concretas: Juno (matrimonio), Vulcano (fuego, herreros), Venus (belleza, amor), Marte (guerra), Diana (caza, castidad), Apolo (belleza, bellas artes), Minerva (sabiduría, artes y oficios, victoria), Mercurio (elocuencia, comercio, mensajes), Baco (vino), Ceres (fecundidad, amor maternal, agricultura) o Vesta (hogar).

Vesta: se aclara su crisis de identidad
Ilustración :: ÁLEX

VESTA

La revista Science, en su número de esta semana, le dedica a Vesta nada más y nada menos que seis artículos de investigación, aparte de otros comentarios. Pero no se trata de la diosa romana Vesta sino de un cuerpo celeste del mismo nombre. Hace más de doscientos años, el médico y físico alemán Wilhem Olbers, gran aficionado a la Astronomía, quien previamente había descubierto cinco cometas, observó por vez primera a este cuerpo normalmente considerado como un asteroide. Su amigo y destacado matemático Carl Friedrich Gauss le sugirió que lo bautizase con el nombre de Vesta, la diosa virgen del hogar. 4 Vesta es su actual nombre oficial. Tras de Ceres es el objeto más grande y brillante del conocido como ´Cinturón de Asteroides´, de modo que, en ocasiones es visible a simple vista.

Durante mucho tiempo no se supo casi nada sobre Vesta, pero el telescopio espacial Hubble permitió conocer que su silueta era esférica aplanada, con un diámetro de 530 kilómetros, y que en su hemisferio sur se situaba un inmenso cráter de 450 kilómetros de diámetro, con un pico central de trece kilómetros de altura, huella de una terrible colisión con otro asteroide ocurrida en el pasado que le arrancó grandes trozos de su corteza rocosa (un 1% de su masa total) y los proyectó al espacio, dando lugar a una familia de asteroides, conocidos  como ´vestoides´. La antigüedad de Vesta se remonta a unos 4570 millones de años, en el comienzo de la formación de los planetas del Sistema Solar a partir de la nebulosa solar primaria. Cuando se formó Júpiter su gravedad alteró el material del Cinturón de Asteroides y Vesta, que se encontraba desarrollándose como planeta,  fue interrumpida en ese proceso.

DAWN

La misión Dawn (traducción: amanecer) es un ambicioso proyecto de la NASA en colaboración con la Agencia Espacial Europea. La nave fue lanzada el 27 de septiembre del 2007 desde Cabo Cañaveral. En febrero del 2009 entró dentro del campo gravitatorio de Marte y un mes más tarde se situó en el punto más cercano al planeta rojo (549 kilómetros). Tras realizar las tareas encomendadas, se dirigió hacia Vesta y comenzó a orbitarla en julio del 2011. Allí permanecerá hasta el próximo 26 de agosto de 2012, cuando la sonda abandonará esta órbita y se dirigirá hacia Ceres, el mayor asteroide conocido, estando previsto que su llegada ocurra en el mes de febrero del 2015. Como curiosidad, Dawn transporta un microchip que contiene los nombres de 360.000 personas entusiastas de las misiones espaciales que suministraron su petición entre septiembre de 2005 y noviembre de 2006.

Los instrumentos de Dawn llevan analizando a Vesta desde hace casi un año. Sus cohetes de ion xenón apoyados por energía solar le permitieron  establecer una órbita de 69 horas de duración a una altitud de 2.750 kilómetros, posteriormente bajar hasta otra órbita de 680 kilómetros de altitud y 12,3 horas de duración, pasando finalmente a la órbita actual a 210 kilómetros y 4,3 horas.

Para realizar su tarea los instrumentos principales con los que cuenta son tres: Dos cámaras de encuadre que controlan automáticamente la posición de las sucesivas fotografías de 1024x1024 pixels, un espectrofotómetro de rango visual e infrarrojo y un detector de neutrones y rayos gamma. Éste último instrumento permite medir las abundancias de los principales elementos formadores de rocas: agua, oxígeno, magnesio, aluminio, silicio, calcio, hierro y titanio.

RESULTADOS

Cuando comenzaron a descifrarse los datos recogidos sobre Vesta por la sonda Dawn,  Chris Russell, de la Universidad de California en Los Angeles e investigador principal del proyecto declaró: <<Estamos viendo montañas enormes, valles, colinas, acantilados, grietas, crestas, cráteres de todos los tamaños y planicies. Vesta no es una simple bola de roca. Es un mundo con una rica historia geoquímica. ¡Tiene mucho para contar!".

Las investigaciones que esta semana publica SCIENCE ofrecen datos muy interesantes, como los siguientes:

  • Vesta posee un alto contenido en howardita-eucrita-diogenita (HED alondritas, o rocas magmáticas formadas a altas temperaturas parecidas a los basaltos terrestres) al igual que muchos meteoritos vestoides  que a veces caen sobre la tierra y que deben proceder de materiales expulsados desde  la cuenca Rheasilvia de Vesta.
  • Vesta se fue compactando durante los primeros pocos millones de años de formación del sistema solar formándose  un núcleo de hierro.
  • Su superficie está llena de impactos con abundante cráteres y grandes valles alrededor de la región ecuatorial, aunque no se puede encontrar ninguna evidencia directa de la existencia de antiguos procesos volcánicos, pero sí de grandes impactos de asteroides sobre su superficie, produciendo cráteres como el Rheasilvia, de hace un millón de años, o el Veneneia, bastante más reciente.
  • Sus rasgos morfológicos representan un mosaico de fisonomías como las encontradas en la Luna, los planetas terrestres y otros asteroides, con una historia geológica y evolutiva más similar a la de los planetas terrestres que a la de otros asteroides, subrayando el papel singular de Vesta como un órgano de transición del sistema solar.
  • Y un vistazo cercano a la superficie de Vesta, que contiene más variaciones de color que la mayoría de los asteroides, revela los mismos minerales encontrados en meteoritos, los HED. Los investigadores sugieren que el gran tamaño de Vesta y su núcleo de hierro una vez masiva? podrían ayudar a explicar cómo este proto-planeta ha sobrevivido las duras condiciones del espacio durante tanto tiempo.
  • El núcleo de hierro y su superficie demuestran que sufrió una diferenciación, que es lo que sucede cuando el interior de un planeta activo se calienta lo suficiente para fundirse, separando sus materiales en capas. El material liviano flota hacia arriba, mientras que los elementos más pesados, como el hierro y el níquel se hunden hacia el centro del planeta.
  • La diferenciación fue interrumpida cuando el Sistema Solar recibió un empujón extra de aluminio radioactivo y hierro procedente de la explosión de una supernova cercana cuando Vesta se estaba formando.

En resumen, todo señala a que, finalmente podemos saber con exactitud lo que es Vesta. Se trata de un protoplaneta, e internamente, su comportamiento es similar al de cualquier otro planeta de nuestro Sistema Solar, constituyendo uno de los primeros organismos producidos en el mismo salvo que su evolución hacia planeta quedó interrumpida y preservada hasta hoy, por lo que constituye un verdadero laboratorio de estudio e investigación sobre el proceso de formación de sistemas planetarios solares.

Más en:

http://dawn.jpl.nasa.gov/