Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Colesterol consensuado

Patrocinado por el ministerio de Sanidad y Consumo, representantes de distintas sociedades científicas, expertos nacionales y extranjeros, y autoridades sanitarias han elaborado muy recientemente un documento destinado a dar a conocer las recomendaciones para el adecuado control de los niveles del colesterol

Patrocinado por el ministerio de Sanidad y Consumo, representantes de distintas sociedades científicas, expertos nacionales y extranjeros, y autoridades sanitarias han elaborado muy recientemente un documento destinado a dar a conocer las recomendaciones para el adecuado control de los niveles del colesterol plasmático en la población española, dada la participación del colesterol en los procesos de producción de arterioesclerosis y a su asociación al riesgo de sufrir cardiopatías isquémicas.
 
En España, entre 1965 y 1985 se incrementó el consumo de grasas por persona y día en un 33%, lo que probablemente guarde relación más o menos directa con el aumento observado del nivel medio de colesterolemia e incluso con datos como que, entre los años 1970 y 1983, la tasa de mortalidad por cardiopatía isquémica aumentase en un 49% entre los varones de 30 a 69 años y un 25% en las mujeres de la misma edad.
 
Entre las recomendaciones que en el documento se dan figuran las de tipo preventivo, tales como reducir el tabaquismo, la presión arterial elevada y la ingesta excesiva de alcohol (menos de 30 gramos por día) o de sodio, destacando las relacionadas con la dieta, en el sentido de que las grasas no excedan el 30-35% de la energía total diaria y que se sustituyan parte de grasas saturadas (en carnes, tocino, etc.) por ácidos grasos insaturados (aceites vegetales, pescado) reconociéndose las características cardiosaludables de la llamada dieta mediterránea, rica en frutas, verduras, fibras y ácidos grasos insaturados, haciéndose hincapié especial en la conveniencia de recuperar el consumo tradicional de legumbres en España.
 
El objetivo a conseguir es hacer que las cifras de colesterolemia se mantengan lo más bajas posibles, alejadas de los niveles de peligro. Como ello depende de la edad, se recomienda que todos los varones de 35-65 años y las mujeres de 45-65 años se sometan a una determinación analítica y ello es necesario, sea cual sea su edad, para los grupos especiales de riesgo (hipertensión, tabaquismo, diabetes, etc.). A partir de valores de colesterolemia superiores a los 200 mg. por 100 ml. se aconsejan diversas medidas, desde las dietéticas suaves (para cifras entre 200-250 ng.) hasta la atención en centros especializados en los casos de valores
muy altos.
 
Especial valoración deben tener las dietas inadecuadas que reciben los enfermos hospitalizados y la falta de atención a la composición y forma de preparación de los menús en los comedores colectivos, en especial las escuelas y lugares de trabajo.