Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Arsénico. Fuentes

El arsénico es muy conocido por su gran toxicidad, pero diversas investigaciones han mostrado su carácter de elemento esencial, de modo que su déficit puede dar lugar a diversas complicaciones carenciales. Por ejemplo, la deficiencia en arsénico, produce la muerte en cabras lactantes; en roedores altera el metabolismo de la metionina; y en humanos sometidos a hemodiálisis puede ocasionar desórdenes nerviosos y enfermedades vasculares y malignas. Una dieta normal contiene las necesidades usuales, evaluadas entre 12 y 15 microgramos diarios. El arsénico (inorgánico y orgánico) es proporcionado principalmente por carnes, pescados, vegetales amiláceos (con almidón) y cereales.