Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Brécoles

El brécol (bróculi) y los brotes de brécol contienen un componente, anticanceroso, el sulforafano, que también es activo contra las bacterias Helicobacter pylori, que son las responsables de la mayor parte de úlceras y cánceres de estómago. Los ensayos previos se han realizado en el laboratorio, con ratones, pero según se indica, las concentraciones utilizadas son del mismo orden de las alcanzables en el estómago de humanos, tras comer una cantidad razonable del vegetal. Otros grupos de investigación están intentando conseguir plantas de brécol con un contenido más alto de sulforafano.

Se ha difundido ampliamente que, según un artículo publicado en la revista Cancer Prevention Research, de la American Association for Cancer Research, los brotes de brócoli ayudan a la prevención del cáncer de estómago al combatir las infecciones de Helicobacter pylori. En todo caso hay que recordar que ese efecto, producido por su alto contenido en sulforafano, un isotiocianato, es bien conocido desde hace años y que, incluso el sulforafano, de origen japonés, se comercializa desde hace tiempo en forma de píldoras, incluyendo tales efectos en su propaganda. Aparte del hecho científico, ¿existen otros intereses comerciales en la amplia difusión de la noticia?