Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Falsas vitaminas

 

 

FALSAS VITAMINAS

 

En el inicio de los estudios sobre vitaminas existió una cierta confusión , aplicándose a veces distintos nombres a la misma vitamina. Tal es el caso de la llamada "vitamina B5", que es en realidad la misma que la B6, de la "vitamina B3", que es una mezcla de niacina y ácido pantoténico o la vitamina M que es el ácido fólico.

Actualmente es sólo el desconocimiento o el afán de lucro, lo que llevado a designar  como vitaminas a sustancias no lo son, ya que o no son relevantes para nuestro metabolismo podemos sintetizarlas en cantidades suficientes para cubrir nuestras necesidades. Incluso algunos "alimentos saludables" intentan confundir con que una serie de sustancias que contienen son vitaminas. Ello es falso, constituye un fraude e, incluso, puede ser peligroso para la salud.

Algunos de los casos más frecuentes son:

Ácido orótico. Es un intermedio metabólico del metabolismo pirimidínico que podemos sintetizar en las cantidades que necesitemos.

Carnitina. Tampoco es una vitamina y nuestro organismo la fabrica.

Inositol.  Esta sustancia es efectivamente una vitamina para algunos insectos y bacterias, y los ratones pierden pelo si su dieta no lo contiene pero los humanos podemos fabricar todo el inositol que necesitamos. En este caso el fraude llega al argumento chistoso de su supuesto efecto para prevenir la calvicie porque su falta en ratones la produce.

Lecitina. Un tipo de fosfolípido, con propiedades emulsionantes, utilizado como aditivo alimentario ( su código es el E- 322) . Nuestro organismo también es capaz de sintetizar todos los fosfolípidos que necesitamos. En cuanto a la afirmación de que es un adelgazante la realidad es  que una grasa y, por tanto, hipercalórica.

PABA, siglas del ácido para-amino benzoico. Es esencial para algunas bacterias, pero totalmente innecesario para el ser humano.

Taurina. Aunque es esencial para los gatos, y puede que para los niños recién nacidos  (la leche humana contiene más que la de otras especies). Por ello. se añade a las leches destinadas a alimentación infantil. Pero para los adultos, y para los niños que no sean de pecho, es absolutamente innecesaria.

Vitamina B15, o ácido pangámico. Presente en la mayoría de las semillas e irrelevante para nuestro organismo. Aunque es totalmente inútil, en principio no es tóxico, y como se encontraron lotes contaminados con sustancias carcinógenas, laa FDA (organismo encargado del control alimentario en USA) prohibió su venta en los Estados Unidos

Vitamina B17, (amigdalina). Esta sustancia no solamente no es una vitamina, ni tiene ningún papel metabólico en el ser humano, sino que además es muy, ya que en su hidrólisis estomacal puede desprende cianuro que, en varias ocasiones ha resultado mortal. Se recomendó adecuada en una supuesta cura contra el cáncer. Su comercialización está prohibida en Europa y en Estados Unidos. Fue "descubierta" e industrializada por los mismos que "descubrieron" la supuesta (y también falsa) vitamina B15. Un informe detallado sobre la ineficacia y riesgos de esta sustancia, en inglés, se encuentra en la página del del National Cancer Intitute. Se sigue vendiendo clandestinamente por Internet.

Vitamina F.  En realidad son los dos ácidos esenciales, el ácido linoleico y el linolénico. No podemos sintetizarlos, son esenciales, pero no son vitaminas. Es lo mismo que si a los aminoácidos esenciales los denominásemos vitaminas. En cualquier caso esos ácidos se encuentran en mayor o menor proporción en  las grasas naturales.