Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Frutos secos

Desde el punto de vista alimenticio la principal característica de los frutos secos es, sin duda, su alto contenido energético, superior al del azúcar (4 kilocalorías por gramo) y cercano al de los aceites y grasas (9 kcal por gramo). Así nos encontramos desde los piñones (6,74) a las castañas (1,96), pasando por las almendras (5,99), avellanas (6,43), cacahuetes (5,71), semillas de girasol (5,82) o pistachos (5,98). Pero lo más interesante es su alto contenido en ácidos grasos poliinsaturados (anticolesterolémicos) de modo que una nuez o dos almendras proporcionan tanto ácido linoleico como lo haría un huevo, un litro y cuarto de leche o varios filetes de ternera. También son muy ricos en vitamina E antioxidante (tocoferol), desde los 26,6 mg por 100 gramos de las avellanas a los 2,3 de las castañas.