Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Pescado y muerte súbita

En un artículo publicado en la revista CIRCULATION, órgano oficial de la Sociedad Americana de Cardiología se hizo una revisión de los datos existentes al respecto, estableciendo que el consumo, dos veces a la semana, de pescados grasos como salmón y atún o de otros pescados azules tiene un efecto muy positivo en la prevención de la muerte súbita cardiaca, debido a que los ácidos grasos que contienen bloquean las peligrosas irregularidades en los ritmos cardíacos.