Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Aditivos y quimiofobia

Evidentemente todos estamos a favor de la reducción de las exposiciones tóxicas. Es un objetivo noble, siempre que se aborde sin demagogias y dentro de unos razonamientos lógicos y lo más científicos posibles. Pero en lo referente a peligros de aditivos alimentarios y similares, en ocasiones, en lugar de atenernos a los hechos y las pruebas, la retórica seudocientífica incendiaria o la quimiofobia histérica puede llevarnos a conclusiones sin serio fundament

Aditivos y quimiofobia
Evidentemente todos estamos a favor de la reducción de las exposiciones tóxicas. Es un objetivo noble, siempre que se aborde sin demagogias y dentro de unos razonamientos lógicos y lo más científicos posibles. Pero en lo referente a peligros de aditivos alimentarios y similares, en ocasiones, en lugar de atenernos a los hechos y las pruebas, la retórica seudocientífica incendiaria o la quimiofobia histérica puede llevarnos a conclusiones sin serio fundamento. Por lo ilustrativos que son repasemos algunos ejemplos significativos recientes:
 
4-MEI. Son las iniciales de 4 metilimidazol, una sustancia color caramelo (colorante caramelo) a la que se le atribuye cierta actividad cancerígena. Recientemente, tras algunas campañas de activistas exigiéndolo, la empresa Starbrucks decidió retirar este colorante de la composición de algunas de sus bebidas más conocidas. En principio parece una medida loable, pero profundicemos un poco en los hechos contrastados científicamente:
 
- Es un subproducto NATURAL presente en los granos de café tostado y en otros procesos alimenticios en los que se produce por las llanadas reacciones de Maillard. Por ello el 4-MEI está presente en el café, salsa de soja, cerveza, pan, etc.
 
- La dosis requerida para causar cáncer en ratones de laboratorio es superior a 80 miligramos por kilogramo de peso corporal todos los días durante 106 semanas. Extrapolado a adultos humanos, significa un consumo de más de 7 gramos diarios de 4-MEI durante más de dos años.
 
- Los niveles de 4-MEI que se encuentran típicamente en los alimentos como resultado de la adición de colorante de caramelo son insignificantes respecto a las cifras anteriores y las autoridades reguladoras de EE.UU., Canadá, Europa y Hong Kong han determinado que no existe riesgo respecto a la adición de colorante de caramelo.
 
- Los activistas tan beligerantes respecto a la prohibición de la adición “química” de 4-MEI no parecen especialmente preocupados por la presencia del 4-MEI natural en muchos de los productos alimenticios usuales que todos consumimos.
 
- Entonces, cuando empresas como Starbrucks toman medidas como la señalada ¿lo hacen basadas en la evidencia científica o simplemente como una medida de marketing frente a las afirmaciones, sin base científica adecuada, de los “activistas de alimentos”?
 
 
 
LA SUSTITUCIÓN DEL BISFENOL A. Un ejemplo diferente
 
El bisfenol A (BPA), es un compuesto orgánico presente en muchos plásticos y aditivos plásticos, y al actuar como un disruptor endocrino ya comenzó a ser sospechoso de ser dañino para los humanos desde la década de 1930. Un informe elaborado en 2010 por la FDA (Administración de Alimentos y Fármacos) de Estados Unidos alertó con respecto a su exposición en fetos, bebés y niños pequeños. Aunque todavía hay desacuerdo sobre los efectos del BPA en los seres humanos, lo razonable sería su eliminación o sustitución por otras alternativas mejores. ¿Qué se ha hecho al respecto?
 
Ante la presión y alarma real existentes las empresas han sustituido el bisfenol A por el bisfenol F y el bisfenol S, cuya principal virtud es que han sido mucho menos estudiados que el BPA, por lo que no están en la mira de los activistas. ¿Qué nos dice la ciencia? Desgraciadamente, que tienen actividad y potencia similares al BPA en modelos celulares y animales y sus efectos biológicos en seres humanos son similares a los del BPA.
 
Por ello, detrás de las medidas hasta ahora tomadas, vuelve a haber marketing, no ciencia real, por lo que debemos presionar para una adecuada evaluación y búsqueda de alternativas químicas.
 
 
 
ANTIBIÓTICOS, ANIMALES ENFERMOS Y RESISTENCIA
 
Recientemente la popular cadena de comida rápida Subway anunció que sólo utilizarán en sus decenas de miles de restaurantes extendidos por el mundo carne de animales que nunca han sido tratados con antibióticos, incluso en el caso de tratamientos de un animal enfermo. Posiblemente la misma medida se extenderá a otras cadenas similares.
 
Evidentemente la resistencia a los antibióticos es un problema médico lo suficientemente grave como para que a todos nos preocupe y exijamos medidas adecuadas para combatirlo. En principio la decisión parece muy convincente: responder a las preocupaciones sobre la extensión del problema de la resistencia a los antibióticos en humanos como consecuencia del consumo de esas carnes. La medida se extendería incluso a antibióticos que no se usen en la medicina humana.
 
¿Se acierta en este caso? En primer lugar, hay que recordar que existen ya regulaciones muy estrictas y tests para asegurar que no haya residuos de antibióticos en productos lácteos, carne, pollo, huevos, etc. Lo que hay que exigir es su estricto cumplimiento.
 
Pero, también debemos saber, que el tratamiento de animales enfermos con antibióticos cuantitativamente tiene muy poco que ver con el problema de la resistencia a los antibióticos en humanos. Muchísima más importancia cualitativa y cuantitativa reviste el uso descontrolado de los antibióticos para estimular el crecimiento o la prevención de la enfermedad (profilaxis) en los animales de granja. Este es el problema real.
 
En todo caso las personas que deseen una aproximación científica seria a este tipo de problemas pueden disponer de información contratada al respecto. Por ejemplo, en USA, de los siguientes Organismos: Centers for Disease Control, Department of Health and Human Services, National Institute of Environmental Health Sciences:
 
http://www.cdc.gov/ (Centers for Disease Control)
 
http://goo.gl/VrvTA (Sustancias ambientales)
 
http://goo.gl/qc6M89 Programa Nacional Biomonitorización)
 
http://goo.gl/mM2Ar (Factores ambientales)
 
http://goo.gl/tDEz7N (Orden alfabético sustancias)
 
http://goo.gl/XtG6aa (Estado nutricional)
 
http://goo.gl/iH677D (Exposiciones en niños)
 
http://goo.gl/iH677D (Ambiente y enfermedades)
 
http://goo.gl/av7QNH (Productos domésticos)
 
http://goo.gl/HtSQt (Datos toxicológicos)
 
http://goo.gl/nyaD3P (Ingredientes cosméticos)
 
Más en:
 
http://goo.gl/41S2lw