Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

¿Cúrcuma para la memoria?

La Universidad australiana de Monash es una joven universidad de apenas 50 años de edad y es miembro fundador del Grupo de las Ocho, las universidades más prestigiosas de Australia. reconocidas por la excelencia de su docencia e investigación. Así, Según el Times Higher Education World University Rankings, 2012-2013, la de Monash es una de las 100 mejores universidades del mundo

¿Cúrcuma para la memoria?
La Universidad australiana de Monash es una joven universidad de apenas 50 años de edad y  es miembro fundador del Grupo de las Ocho, las universidades más prestigiosas de Australia. reconocidas por la excelencia de su docencia e investigación. Así, Según el Times Higher Education World University Rankings, 2012-2013, la de Monash es una de las 100 mejores universidades del mundo.
 
Hace unos días su servicio de noticias se hacía eco de los resultados de uno de sus grupos de investigación, el liderado por el prof. Mark Wahlqvist, publicado en la revista  Asia Pac J Clin Nutr.  sobre los efectos positivos del ácido turmérico sobre la memoria. Sobre este tema el prof. Wahlqvist viene trabajando desde hace muchos años y ha publicado numerosos trabajos.
 
En esta ocasión se refiere a los efectos beneficiosos que la especie cúrcuma ejerce sobre la memoria. La cúrcuma es una planta perenne herbácea, que alcanza una estatura de hasta 1 metro de altura. El extracto de la planta como colorante alimentario (característico del curry) de dos formas, como cúrcuma (extracto crudo), cuyo código alimentario de la Unión europea es el E-100ii, de color amarillo que se extrae de la raíz de la planta o como curcumina que es su forma purificada aunque ambos se suelen denominar como cúrcuma. Los componentes químicos más importantes de la cúrcuma son un grupo de compuestos llamados curcuminoides, que incluyen la curcumina (diferuloylmethane), demetoxicurcumina y bisdemetoxicurcumina. El compuesto mejor estudiado es la curcumina, que constituye 3,14% (en promedio) de la cúrcuma en polvo.
 
En la India la cúrcuma ya se usaba varios siglos antes de Cristo pero aparte de su interés en la Gastronomía en los últimos años han interesado mucho sus posibles usos medicinales estando registrados más de un centenar de ensayos clínicos al respecto. Y entre los usos medicinales el de protector o mejorador de la memoria es el más divulgado. Un organismo americano, la  Federal Interagency Forum on Aging-Related Statistics, indica que cerca del 15% de los hombres y el 11% de las mujeres de 65 años o más padece algún grado de deterioro de la memoria moderado o severo y también es conocido por datos de la Organización Mundial de la Salud que los residentes de la India, que usan grandes cantidades de cúrcuma en su dieta, tienen los índices más bajos de Alzheimer en el mundo y ya, un estudio publicado en septiembre de 2010 en la revista Neuroscience explicaba que se administró extracto de curcumina a ratas con placas beta amiloides (características del alzhéimer) demostrando que esta especia mejoraba el aprendizaje espacial y la memoria.
 
Volvamos a la investigación del prof. Mark Wahlqvist. La diabetes en personas mayores suele derivar en fallos de memoria, sobre todo la denominada “memoria de trabajo”, de corto plazo y manipulación. La memoria de trabajo se considera esencial para las habilidades cognitivas como la planificación, resolución de problemas y razonamiento y su evaluación es simple y muy útil en la valoración de la cognición y en la predicción de la demencia y el deterioro futuro.
 
El estudio se realizó sobre 48 personas, hombres y mujeres, de más de 60 años recién diagnosticadas, pero sin tratamientos, de prediabetes que fueron seguidas e investigadas en el Tri-Service General Hospital, de Taiwan, desde septiembre de 2012 a julio de 2013. Al desayuno básico consistente en agua y dos rebanadas de pan blanco (119 g) se les adicionó unas cápsulas coloreadas conteniendo diversas sustancias. Al grupo I, 2g del placebo; el II, 2g de canela; el III, 1g de curcumina y al IV 2g de canela + 1g de curcumina. Todos ellos fueron sometidos a unos controles médicos continuos y meticulosos, con exámenes, análisis, cuestionarios, determinaciones genéticas, etc.
 
Las evaluaciones de la memoria de trabajo realizadas unas horas antes y después (6 horas) del desayuno mostraron unos mejores resultados para el grupo de personas que consumieron cúrcuma respecto a los controles mientras que con la canela, por si sola, no se encontró ningún efecto.
 
Más en:
 
http://apjcn.nhri.org.tw/server/APJCN/23/4/Turmeric.pdf