Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Nutrición: vitaminas y omega-3

Un estudio, publicado en la revista Neurology, ha investigado los niveles de más de 30 nutrientes en la sangre en 104 personas con una edad promedio de 87 años. Los participantes contaban con un aceptable nivel de educación, eran no fumadores y gozaban de buena salud. Tenían relativamente pocas enfermedades crónicas y estaban libres de problemas de memoria y de pensamiento. Los investigadores realizaron determinaciones de su volumen cerebral y de diversas funciones cerebrales. Al envejecer, hay cierta cantidad de atrofia natural o encogimiento del cerebro. Un encogimiento más significativo se asocia con el declive mental y la enfermedad de Alzheimer. Los investigadores encontraron dos hechos muy interesantes: primero, que varios nutrientes parecían afectar distintos aspectos del pensamiento, lo que sugiere que trabajan sobre distintas vías del cerebro. Así, las personas con niveles altos de vitaminas B, C, D y E rindieron más en pruebas de función ejecutiva y atención, y tenían mejores habilidades espaciovisuales y cognitiva global. Segundo, que también tenían cerebros más grandes. Sin embargo, las personas con niveles altos de grasas trans y bajos de omega-3 rindieron menos en las pruebas de capacidades mentales y, además,  tenían cerebros más reducidos.

Más en:

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_120252.html