Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Hoy: la marcha mundial de la ciencia

La American Association for the Advancement of Science (AAAS), creada en 1848 con 87 miembros, es una organización no gubernamental sin ánimo de lucro que pretende el "avance de la ciencia, ingeniería y la innovación en el mundo para el beneficio de la gente"

Hoy: la marcha mundial de la ciencia
La American Association for the Advancement of Science (AAAS), creada en 1848 con 87 miembros, es una organización no gubernamental sin ánimo de lucro que pretende el "avance de la ciencia, ingeniería y la innovación en el mundo para el beneficio de la gente". Promueve la cooperación entre los científicos, defiende la libertad científica, fomenta la responsabilidad científica y apoya la educación científica para beneficiar a toda la humanidad. En la actualidad es la sociedad científica más grande del mundo. La AAAS también publica la conocida publicación científica Science. En todo el mundo existen centenares de sociedades y agrupaciones científicas asociadas a la AAAS, que selecciona cuidadosamente a sus miembros de todo el mundo, que en la actualidad superan la cifra de 120.000.
 
Como respuesta a la profunda preocupación de científicos y ciudadanos ante la creciente ola de políticas anticientíficas y la erosión de la imagen social de la ciencia, cuyas consecuencias podrían ser desastrosas para la humanidad, surgió la iniciativa, auspiciada por la AAAS, de celebrar el día 22 de abril de 2017 una marcha en apoyo de la ciencia, idea a la que se sumaron más de cien ciudades de todo el mundo.
 
Hay que destacar que los científicos de todo el mundo están muy preocupados de que sus advertencias sean ignoradas e incluso combatidas por políticos tan decisivos como los que forman la actual administración Trump en EE.UU. Por ejemplo, recordemos que hace tres años, en una inusual intervención en los debates públicos, la AAAS ya advirtió que la humanidad corre el riesgo de causar “cambios abruptos, impredecibles y potencialmente irreversibles” en el sistema climático, con “impactos altamente dañinos” y que era “Por tanto, importante y cada vez más urgente que el público sepa que existe un alto grado de acuerdo entre los científicos de que el cambio causado por el hombre es real”.
 
Los estudios realizados muestran que alrededor de 97 por ciento de todos los científicos climáticos concluyen que el recalentamiento planetario es causado por actividades humanas y que ya está ocurriendo, incrementando la probabilidad de desastres locales. Se puede asegurar que el conocimiento científico que vincula las actividades humanas con el cambio climático es análogo al que relaciona el acto de fumar con las enfermedades pulmonares y cardiovasculares.
 
La Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE: http://www.cosce.org) se ha sumado a la iniciativa de la Marcha por la Ciencia y ha emitido un comunicado titulado MANIFIESTO POR LA CIENCIA indicando entre otros puntos que:
 
-La ciencia se ha convertido en una parte esencial de nuestra sociedad sin cuya contribución es impensable mantener y mejorar los niveles de progreso, tecnología, calidad de vida y conocimiento que nos hemos impuesto como objetivos para el siglo XXI. A pesar de ello, está emergiendo en los países desarrollados una corriente política global que minusvalora, cuando no ignora, el papel de la ciencia en nuestras vidas con el resultado de un inexorable deterioro en la salud y el medio ambiente, y un creciente menosprecio por el conocimiento que se ve sustituido por interpretaciones de la realidad alternativas a las que proporciona la ciencia. Todo ello, combinado con la inoculación y exaltación de la ignorancia genera, en no pocas ocasiones, reacciones contra la libertad de colectivos socialmente frágiles, socavando así el sentido profundo de la dignidad humana.
 
-En el marco concreto de España hay que añadir, además, un persistente desinterés en construir políticas científicas coherentes y duraderas por parte de sucesivos gobiernos, justificando ese abandono con la crisis, lo que ha conseguido quebrar la incipiente progresión que la ciencia española había alcanzado en la primera década del presente siglo. El daño hasta ahora infligido a la estructura científica requerirá décadas para su recuperación, por lo que es urgente un drástico cambio de rumbo que debe ser el resultado del esfuerzo colectivo de toda la sociedad, con los científicos al frente. Somos conscientes de las dificultades que atraviesan muchos sectores de la población española y queremos destacar, precisamente por ello, la importancia de la ciencia para el bienestar del país. En consecuencia, desde la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE) reclamamos, con la CRUE Universidades Españolas, las siguientes acciones urgentes y duraderas:
 
a) La firma de un Pacto de Estado por la Ciencia, capaz de desligar la ciencia de los vaivenes políticos; b) La puesta en marcha de un ente realmente independiente de la Administración, responsable de los instrumentos y recursos derivados de las políticas científicas, y gestionado por personas expertas del mundo de la ciencia, libre de los ciclos electorales. c) La integración de la ciencia en la agenda política de forma que quienes deben tomar decisiones legislativas y ejecutivas en políticas científicas dispongan de información científica constante, suficiente y eficaz mediante la incorporación de los adecuados asesores científicos; d) El reconocimiento del protagonismo y responsabilidad que la ciencia debe ejercer en la gestión política, con la eficacia que demandan los ciudadanos, mediante la restitución del Ministerio de Ciencia y la institución de un plenario anual en el Congreso de los Diputados dedicado a la ciencia en exclusiva.
 
- Para contribuir a que ello sea así, COSCE pone en marcha en 2017 una Comisión cuya finalidad es realizar el seguimiento, el análisis y el control del nivel de cumplimiento por parte de políticos y parlamentarios de los compromisos adquiridos y de las políticas científicas imprescindibles para el correcto desarrollo de la ciencia y la consecución de sus objetivos.
 
En Madrid, la Marcha por la Ciencia se ha convocado este 22 de abril a las 12 horas partiendo del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte para finalizar en el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.
 
En cualquier caso, cabe recordar que hace ya algunos años, la AAAS reclamaba la necesidad de un proyecto de alfabetización científica que consiguiese que cada ciudadano sepa y entienda el siguiente decálogo:
 
1. El mundo es comprensible.
 
2. Las ideas científicas pueden sufrir cambios en el tiempo. Sin embargo, el conocimiento científico es durable.
 
3. La ciencia no puede proveer respuestas completas a todas las preguntas.
 
4. La ciencia demanda evidencia.
 
5. La ciencia es una mezcla de lógica e imaginación.
 
6. La ciencia explica y predice y trata de evitar el sesgo.
 
7. La ciencia no es autoritaria.
 
8. La ciencia es una actividad social compleja, está organizada en disciplinas de contenido y se lleva a cabo en muy diferentes instituciones.
 
9. Aparte de cómo ciudadanos los científicos deben participar en las decisiones públicas como especialistas.
 
10. Los principios éticos de cualquier sociedad organizada también deben ser aplicados en la conducta de la ciencia.
 
 
 
Más en:
 
https://goo.gl/PAUKU7