Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

La fundación Areces y la ciencia

Don Ramón Areces Rodríguez, propietario de El Corte Inglés, constituyó en 1976 la Fundación Ramón Areces como una Fundación Cultural privada con el objetivo fundamental de apoyar la investigación científica y técnica española, así como para fomentar la educación y cultura en general

Don Ramón Areces Rodríguez, propietario de El Corte Inglés, constituyó en 1976 la Fundación Ramón Areces como una Fundación Cultural privada con el objetivo fundamental de apoyar la investigación científica y técnica española, así como para fomentar la educación y cultura en general. Con ello colmaba su deseo permanente de contribuir del modo más eficaz posible al desarrollo y modernización del país. Por voluntad expresa de su fundador, a su muerte quedó como herencia de la Fundación, constituyendo su principal patrimonio, una buena parte de la propiedad de El Corte Inglés.
 
Las actividades son muy variadas. A través de sus concursos nacionales, de los que el octavo está a punto de resolverse, la Fundación subvenciona proyectos específicos de investigación que se desarrollan en las diversas universidades españolas, hospitales y centros del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, en disciplinas que se considera de interés sean potenciadas en nuestro país, como Neurociencias, Energía solar, Ciencias del mar, Nuevos materiales, Enfermedades cardiovasculares, Medio ambiente, Robótica o Inmunología. También colabora en la formación de investigadores, con un importante programa de becas para ampliación de estudios en universidades extranjeras en materias como Ciencias de la Naturaleza, Economía o Derecho de las Comunidades Europeas, en universidades tan prestigiosas como Harvard, Stanford, Berkeley o la London School of Economics.
 
Por otra parte, se están llevando a efecto una serie de convenios con diferentes centros de investigación españoles de prestigio, como el Centro de Biología Molecular de Madrid, el de Investigaciones Biomédicas de la Universidad de Navarra o el propio CSIC en orden a fortalecer aspectos concretos de diversas investigaciones. Otra clase diferente de actividades de la Fundación la constituye la publicación de obras científicas con temáticas específicas u otras de carácter más general sobre aspectos del Arte, la Literatura, etc.
 
Durante el año académico, en el salón de actos de su sede, situada en la calle Vitruvio, 5, de Madrid, se desarrolla un intenso programa de actos culturales y científicos de nivel internacional. Últimamente se han celebrado ciclos de conferencias de amplia repercusión, con la Real Academia Española, la Real Academia de la Historia, la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, así como con la Fundación Amigos del Museo del Prado. Entre los últimos simposios internacionales organizados destacan los dedicados a Vacunas (en colaboración con la Organización Mundial de la Salud y el Ministerio de Sanidad), Oncogenes, Investigación del cerebro, Avances en cirugía, Nutrición y Diversidad biológica, etc., más numerosos cursos de postgrado en buena parte de las distintas universidades españolas.
 
Como ejemplo de actuaciones interesantes en este último trimestre de 1992, la Fundación tiene programadas, entre otras actividades, una reunión sobre Medio Ambiente, analizando las conclusiones de la Cumbre de Río, en colaboración con la Casa de América. También, un Simposio Internacional sobre el SIDA, otro sobre Biotecnología y una Reunión Internacional con el Instituto Mundial de las Ciencias, aparte de las usuales conferencias de destacadas personalidades.
 
Un comentario aparte merece el hecho de que, en relación con los actos conmemorativos del Quinto Centenario, además de otras acciones más puntuales, la Fundación Ramón Areces, en colaboración con IBM España y el Ministerio de Cultura, ha venido subvencionando desde 1986 el proyecto de informatización del Archivo General de Indias, protegiendo así nuestro rico patrimonio cultural, facilitando su conocimiento y difusión y contribuyendo al desarrollo de sistemas de información e innovación tecnológica en el área de los archivos históricos. Concluida la primera fase con un reciente y solemne acto bajo la presidencia de SSMM. los Reyes de España, como reconocimiento de la colaboración de la Fundación Ramón Areces, el Rey ha concedido a la Fundación, a propuesta del Ministerio de Cultura, la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes. A partir de ahora se inicia una segunda fase en la que se continuará la importante labor ya realizada.
 
Con todas estas actividades, la Fundación pretende colaborar con la cultura española y de un modo especial intenta potenciar el nivel científico y técnico de nuestro país, ocupando un lugar notable dentro del Centro de Fundaciones de España, al que pertenece, o como miembro activo del Club de La Haya de Fundaciones Europeas, esperando que su ejemplo pueda servir de acicate en nuestro país para iniciativas de la misma índole.