Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Suicidio científico

La semana pasada la prestigiosa revista Nature dedicaba una columna denunciando la nueva política científica del recién estrenado  gobierno español, que parece consistir en no tener ninguna. Por primera vez, desde hace muchísimo tiempo las palabra Ciencia o Investigación no están presentes en las denominaciones de ningún ministerio. La política científica nacional se ha transferido al Ministerio de Economía y Competitividad y la línea oficial parece clara: la ciencia, a pesar de las declaraciones retóricas, no es una prioridad en España. Evidentemente en una situación de crisis la austeridad es necesaria pero “las acciones irracionales y draconianas del gobierno van a provocar a largo plazo daños a la infraestructura científica” con el resultado de una economía débil carente de los necesarios conocimientos técnicos. Por otra parte, en España es muy limitada la capacidad de la ciencia y de la industria tecnológica para absorber a los científicos, por lo que éstos, con edades de entre 20-40 años, no tendrán más remedio que emigrar si quieren seguir su carrera. El país por lo tanto, se enfrentará a una fuga de cerebros de varias generaciones, con las correspondientes pérdidas en la innovación, la inspiración y la credibilidad. El daño de esta decisión tardará décadas en poder revertirse.

Más en:
http://www.nature.com/news/spain-cuts-science-ministry-in-government-changeover-1.9725