Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Los análisis genéticos, la nueva medicina y la sensatez

En el año 2010 alcanzó una gran notoriedad pública (incluso fue objeto de un editorial en la edición dominical del Time londinense) la decisión de la actriz Glenn Close de hacerse la secuenciación de su genoma

Los análisis genéticos, la nueva medicina y la sensatez
En el año 2010 alcanzó una gran notoriedad pública (incluso fue objeto de un editorial en la edición dominical del Time londinense) la decisión de la actriz Glenn Close de hacerse la secuenciación de su genoma. Cuatro años después los anuncios de realización de análisis genéticos para tal o cuál finalidad se nos ofrecen y nos invaden por doquier y es lógico que el ciudadano común se haga preguntas sobre estos temas. En primer lugar hablemos de costos. Recordemos que hace poco más de diez años, el 14 de abril de, 2003, el Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano (NHGRI), el Departamento de Energía (DOE) y sus socios del Consorcio Internacional para la Secuenciación del Genoma Humano, anunciaron la terminación exitosa del Proyecto Genoma Humano. Realmente se había completado la secuenciación del 99% de la porción del genoma que contiene los genes o eucromatina, lo que supone una pequeña proporción (alrededor del 2% de la extensión total del genoma).  El costo total de esa primera secuenciación se acercó a los tres mil millones de dólares. Los progresos en las técnicas de secuenciación se sucedieran a tal rapidez que, en el año 2007, el costo de la secuenciación de un genoma había bajado a diez millones de dólares y en la actualidad ya se barajan cifras de alrededor de mil dólares, es decir, menos que la dispensación de algunas de los caros medicamentos que se usan en algunos casos médicos o de las complejas pruebas diagnósticas que se realizan en nuestros hospitales. Incluso existe una compañía californiana que está desarrollando un programa subvencionado con la finalidad de  “secuenciar un genoma humano por menos de 100 dólares”. El sistema se basará en el uso de la luz para secuenciar el ADN de una célula con la cámara del teléfono. Otra tecnología prometedora que avanza con gran rapidez es la conocida con el nombre de Nanopore que consiste en un sistema de introducción de hebras individuales de ADN a través de pequeños poros de proteínas situadas en una membrana. Las bases individuales del ADN, las letras químicas de ADN, a medida que pasan a través de los nanoporos se leen una a una ya que cada una de las cuatro bases del ADN tiene su propio efecto diferente en una corriente eléctrica que pasa a través del poro.
 
Por tanto, el punto de partida es éste: la secuenciación del genoma de una persona es factible y no será cara en un futuro inmediato. Se está llegando a la situación de que, por lo general, será menos costoso obtener información preseleccionada sobre los 20.000 o menos genes que componen nuestro exoma, es decir la sección del genoma que proporciona instrucciones para hacer proteínas, que el realizar una prueba de mayor precisión orientada o dirigida a un solo gen de una persona.
 
Las preguntas importantes son: ¿para qué sirven, POR AHORA, la información obtenida? ¿Qué hacer con esa información y con quien compartirla?
 
Siempre que se investiga algo aparecen datos desconocidos. Por hablar de una prueba médica, así ocurre en aproximadamente un tercio de todas las tomografías computarizadas. Una exploración del corazón podría revelar alguna extraña sombras en el tejido pulmonar cercano. La investigación adicional de esos resultados, con más pruebas o con cirugía exploratoria conlleva sus propios riesgos, por no hablar de una situación de intensa ansiedad en el paciente.Y los exámenes de seguimiento muchas veces lo que  revelarían muchas veces es que la sombra no refleja nada en absoluto, sólo una variación normal, sin consecuencias para la salud.
 
¿Sucede lo mismo en las pruebas genéticas? El nivel de incertidumbre es mayor pues los genetistas todavía no conocen suficientemente el modo por el que la mayoría de la gran cantidad de mutaciones posibles en el genoma humano afectan al cuerpo, por lo que se haría difícil  recomendar de forma fiable cualquier tratamiento u otras acciones basadas simplemente en la existencia de tal mutación. Además, incluso si se conocen los efectos potenciales, ahora que estamos comenzando a conocer el fascinante mundo de la epigenética, cabría la posibilidad de alguna acción debida al medio ambiente que anulase o paliase los efectos de la mutación. La presencia de una modificación genética no significa necesariamente que vaya a ocurrir un daño.
 
Y no olvidemos que, en algunos casos, se trata de estafas encubiertas bajo un lenguaje científico porque de los resultados de las pruebas realizadas no permiten ninguna intervención eficaz respecto a la persona analizada.
 
En el caso de la secuenciación individual de los genomas, es indudable de que, aun con nuestro imperfecto conocimiento actual, de su examen se pueden descubrir resultados incidentales. ¿Con qué frecuencia?  Hay varias aproximaciones en marcha para tratar de averiguarlo.
 
El Dr. Evans está al frente de la prueba clínica NCGENES en la que colaboran tres organizaciones, entre ellas la Facultad de Medicina de la  Universidad de Carolina del Norte. En los dos años transcurridos, unos 300 pacientes se han sometido a la secuenciación genética de todo su exoma y seis de ellos ( un 2 por ciento) mostraron hallazgos incidentales que requerían más pruebas o decisiones sobre el tratamiento.
 
Por otra parte, Christine Eng, director médico del Laboratorio de Diagnóstico de ADN en el Colegio Baylor de Medicina, anuncia que que su equipo ha realizado más de 2.000 pruebas de exomas completos desde octubre de 2011 con cerca de 95 hallazgos incidentales (un 5%).  La mayoría de los hallazgos no requerían acción inmediata. Por lo general, derivaron en solicitar pruebas de detección más frecuentes, a menudo para el cáncer de mama o el cáncer colorrectal.
 
Con la esperanza de reducir al mínimo el número de personas sometidas a análisis de exomas completos y teniendo en cuenta la naturaleza de los hallazgos incidentales posibles, el Colegio Americano de Genética Médica y Genómica (ACMG) propuso en 2013 a reducir  las pruebas genéticas completas a un máximo de 56 genes cuyas  mutaciones “se encontraron con un nivel de probabilidad relativamente alta de ser causante de enfermedad.” La lista incluye las variantes genéticas que han sido fuertemente vinculados con el retinoblastoma (cáncer del ojo), el cáncer de mama hereditario y el síndrome de QT largo.
 
Un problema que señalan los expertos es que son niños los que con mayor proporción se someten a las pruebas genéticas. “Alrededor del 80 por ciento de nuestros casos son de edad pediátrica, por lo que los hallazgos incidentales se están encontrando en los niños, se refieren  a condiciones propias de adultos”, y a veces habrá que esperar décadas antes de que pueda hacerse algo al respecto. O decidir comenzar a considerar un tratamiento para un trastorno que puede que no se desarrolle nunca. Recientemente, en un apéndice, la ACMG indicaba que los pacientes deben tener la oportunidad de optar por no tener información incluso sobre ese breve lista de los genes analizados.
 
En resumen, estamos en una situación respecto a las determinaciones genéticas masivas, más aún respecto a la secuenciación total de nuestros exomas. Pero existen algunas docenas de genes para los que los genetistas si recomiendan las pruebas, por su  riesgo de desarrollar ciertas patologías. La lista es la siguiente, con sus genes correspondientes:
 
CONDICIONES CANCEROSAS Y PRECANCEROSAS
 
Poliposis familiar adenomatosa—APC
•Cancer de tiroides familiar medular—RET
•Cancer hereditario de mama y ovario—BRCA1, BRCA2
•Síndrome de Li-Fraumeni—TP53
•Síndrome de Lynch—MLH1, MSH2, MSH6, PMS2
•Neoplasia tipo 1 múltiple endocrina—MEN1
•Neoplasia tipo 2 múltiple endocrina—RET
•Poliposis asociada a MYHy condiciones relacionadas—MUTYH
•Síndrome de Peutz-Jeghers—STK11
•Síndrome tumoral hamartoma PTEN—PTEN
•Retinoblastoma—RB1
•Síndrome Von Hippel–Lindau—VHL
•Tumor de Wilms WT1-relacionado—WT1
 
 
ENFERMEDADES CARDÍACAS Y VASCULARES
 
Cardiomiopatía arritmogénica del ventrículo derecho m PKP2, DSP, DSC2, TMEM43, DSG2
Otras cardiomiopatias- MYBPC3, MYH7, TNNT2, TNNI3 TPM1, MYL3, ACTC1, PRKAG2, GLA, MYL2, LMNA
Taquicardia ventricular polimórfica catecolaminérgica – RYR2
Síndrome de Ehlers-Danlos (tipo vascular) – COL3A1
Síndromes de QT largo y síndrome Brugada – KCNQ1, KCNH2, SCN5A
El síndrome de Marfan y condiciones relacionadas – FBN1, TGFBR1, TGFBR2, SMAD3, ACTA2, MYLK, MYH11
 
 
CRECIMIENTOS NO CANCEROSOS
 
Síndrome hereditario paranganglioma- feocromocitoma – SDHD, SDHAF2, SDHC, SDHB
Neurofibromatosis tipo 2- NF2
Esclerosis tuberosa compleja TSC1, TSC2
OTROS
 
Hipercolesterolemia- familiar- LDLR, APOB, PCSK9
Susceptibilidad a hipertermia maligna – RYR1, CACNA1S
 
 
Más en:
 
http://www.scientificamerican.com/article/what-rare-disorder-is-hiding-in-your-dna/?WT.mc_id=SA_DD_20141231