Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Nanopartículas para mejorar la detección del cáncer

El Dr. Juan Gallo Páramo es un joven científico español que hace tres años obtuvo su doctorado, presentado en el Departamento de Física de materiales de la Universidad del País Vasco, con un trabajo sobre nanopartículas bifuncionales realizado en el laboratorio de Nanotecnología del Centro de Investigación Cooperativa en Biomateriales del País Vasco

Nanopartículas para mejorar la detección del cáncer
El Dr. Juan Gallo Páramo es un joven científico español que hace tres años obtuvo su doctorado, presentado en el Departamento de Física de materiales de la Universidad del País Vasco, con un trabajo sobre nanopartículas bifuncionales realizado en el laboratorio de Nanotecnología del Centro de Investigación Cooperativa en Biomateriales del País Vasco. Su interés investigador sobre las aplicaciones nanotecnológicas en la salud humana lo lleva acabo actualmente, como investigador asociado, en el Imperial College de Londres, en el Comprehensive Cancer Imaging Centre, Department of Surgery and Cancer, del Imperial College London, y en el Department of Chemistry del Imperial College London.
 
Hoy, en su web, el Imperial College informa de una investigación del grupo de investigación del Dr. Páramo, primer firmante, que publicaba ayer on-line la revista Angewandte Chemie  describiendo el desarrollo de unas nanopartículas especiales que mejoran notablemente las actuales imágenes de resonancia magnética al localizar específicamente los receptores presentes en las células cancerosas, consiguiendo una detección más precisa y temprana de los tumores cancerosos.
 
La noticia se puede consultar en:
 
http://www3.imperial.ac.uk/newsandeventspggrp/imperialcollege/newssummary/news_16-7-2014-10-0-13#
 
Los escáneres de resonancia magnética son habituales en todos los hospitales pero mientras que todo el mundo está de acuerdo en su efectividad para la detección de tumores grandes está menos clara su función en el caso de tumores pequeños en sus etapas iniciales.
 
Las nanopartículas que han desarrollado los investigadores están recubiertas con una proteína especial, que localiza ciertas señales específicas emitidas por los tumores consiguiendo una interacción con las células cancerosas en la que se despojan de la capa proteínica, y se modifica el ensamblado de las nanopartículas para formar unas partícula mucho mayores, que son fácilmente visible en la exploración por resonancia magnética
 
Los excelentes resultados se han comprobado usando células cancerosas y modelos de ratones, consiguiendo aumentar la sensibilidad de las técnicas de imagen por resonancia magnética, con lo que la detección se puede realizar precozmente, lo que permitiría que los pacientes pudiesen recibir tratamientos antes que en la actualidad, aumentando sus tasas de supervivencia.
 
El profesor Long, autor senior de la investigación ha declarado al respecto: “Queremos mejorar el diseño para que sea aún más fácil para los médicos detectar un tumor y para los cirujanos operarlo. Estamos tratando de agregar una señal óptica adicional para que la nanopartícula se ilumine con una sonda luminiscente, una vez que ya encontrado su objetivo, lo que combinado con una mejor señal de resonancia magnética hará que sea aún más fácil de identificar tumores”.
 
Actualmente los científicos siguen mejorando estas nanopartículas y esperan probar su diseño en un ensayo en humanos en los próximos años.
 
La investigación se puede consultar en:
 
http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/anie.201405442/abstract;jsessionid=A2C3CB32EAB6EB9FA9176FDFBD517C8A.f02t01