Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Xeroderma pigmentosum

El equipo investigador del Dr. Cleaver descubrió en 1968 que los enfermos de Xeroderma pigmentosum, hipersensibles a la luz solar ultravioleta, presentaban fallos en los mecanismos naturales de reparación de daños que sufre el ADN

El equipo investigador del Dr. Cleaver descubrió en 1968 que los enfermos de Xeroderma pigmentosum, hipersensibles a la luz solar ultravioleta, presentaban fallos en los mecanismos naturales de reparación de daños que sufre el ADN. Recientemente, 25 años más tarde, se ha podido localizar con precisión un gen dañado como responsable de una de las formas más graves de la enfermedad, la G, así como caracterizar la proteína que codifica ese gen.