Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Un balance negativo de hierro predice los pacientes con mayor riesgo de muerte tras un fallo cardíaco agudo

¿Sería posible que algo tan simple como un adecuado suplemento de hierro en la dieta pudiera disminuir la todavía inaceptable alta mortalidad existente en los pacientes que han sufrido un fallo cardíaco agudo (FCA)?

Un balance negativo de hierro predice los pacientes con mayor riesgo de muerte tras un fallo cardíaco agudo

¿Sería posible que algo tan simple como un adecuado suplemento de hierro en la dieta pudiera disminuir la todavía inaceptable alta mortalidad existente en los pacientes que han sufrido un fallo cardíaco agudo (FCA)?

Así parece, según se deduce de un estudio observacional polaco presentado el pasado viernes en el curso del Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología que se viene celebrando estos días en Atenas.

Según este estudio la deficiencia en hierro (DH) es un valor pronóstico importante, de modo que cuando es más alta los resultados de supervivencia son peores en los casos de FCA. La DH se define como una combinación entre el agotamiento de las reservas corporales de hierro y la insuficiencia de requisitos de hierro celular.

El hierro es un micronutriente esencial involucrado en el metabolismo de los procesos energéticos celulares. Según la investigadora principal, Ewa Jankowska, se sabía que la deficiencia de hierro era común en pacientes con fallos cardíacos crónicos y que hace agravar los síntomas y empeora los resultados clínicos, pero la investigación presentada es la primera que analiza su relación con el fallo cardíaco agudo.

En el cuerpo existen dos grandes reservorios de hierro: el del hierro almacenado (hepatocitos, células reticuloendoteliales y sideroblasts) y el de hierro utilizado (hierro y hierro intracelular en prácticamente todas las células de circulación). Ambos compartimentos han de tenerse en cuenta ya que interactúan entre sí estrechamente.

La hepcidina sérica puede usarse como un marcador de la depleción de los depósitos de hierro, y el receptor de transferencia soluble sérico (sTfR) como marcador de necesidades insatisfechas de hierro celular soluble.

En el estudio prospectivo comentado participaron 165 pacientes con diagnóstico de FCA como la principal causa de hospitalización y en su admisión se determinaron hepcidina y sTfr. El punto primario a considerar fue la muerte por cualquier causa ocurriendo 33 muertes durante los 12 meses de seguimiento.

Según los valores de hepcedina y sTfr se establecieron cuatro grupos de pacientes y los valores de depleción de ambos tipos de hierro se fijaron, respectivamente, para hepcedina < 14.5 ng / mL y sTfR > 1,59 mg/L

La mortalidad en 12 meses fue del 41% en los pacientes con baja hepcidina y sTfR alto, es decir con un alto déficit de hierro, comparada con el 15% para los pacientes con solo niveles aislados bajos de hepcidina y 0% para los pacientes con estado de hierro adecuado.

La deficiencia profunda de hierro, determinada según los respectivos valores de hepcidina y sTfR, se presenó tanto en personas anémicas como no anémicas, por lo que, a partir de ahora, habrá que tener en cuenta estos hechos que abren nuevas y esperanzadoras vías para intentar disminuir la alta mortalidad de los pacientes con fallo cardíaco agudo.

Más en: http://www.escardio.org/congresses/heart-failure-2014/congress-to-you/congress-news/Pages/iron-deficiency-predicts-outcome-in-ahf.aspx