Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Esclerosis múltiple. Nuevas esperanzas

La esclerosis múltiple afecta a más de 2 millones de personas en todo el mundo y se traduce en señales nerviosas aberrantes como consecuencia del daño sufrido por la capa de mielina protectora de las células nerviosas

La esclerosis múltiple afecta a más de 2 millones de personas en todo el mundo y se traduce en señales nerviosas aberrantes como consecuencia del daño sufrido por la capa de mielina protectora de las células nerviosas. Últimamente se han desarrollado algunos fármacos que pueden mejorar la progresión de la enfermedad al reducir la reacción auto-inmune del cuerpo contra la propia mielina.
 
Pero sería muy conveniente poder reparar el daño ya realizado a la propia mielina.
 
Paul Tesar, profesor de Medicina en la universidad americana de Case Western Reserve, ha investigado 727 medicamentos que se habían utilizado de forma segura en diversas patologías, para comprobar si podrían tener éxito en la transformación de las células madre que pululan alrededor del sistema nervioso para convertirse en oligodendrocitos productores de mielina. Han encontrado siete sustancias con resultados prometedores y, entre ellas escogieron dos, cuyo uso estaba ya previamente aprobado por la FDA para otros tratamientos de problemas cutáneos: un antifúngico (miconazol) y un esteroide (clobetasol).
 
Ambos fármacos, cuando se inyectaron, aumentaron sustancialmente la producción de células productoras de mielina y de la propia mielina en modelos de ratón con esclerosis múltiple, en comparación con un grupo control de roedores que recibieron placebos. Los dos compuestos también redujeron la gravedad de los síntomas en los modelos animales de la enfermedad y en el laboratorio se comprobó que favorecían la transformación de cultivos de células madre en oligodendrocitos. Los resultados se han publicado en la revista Nature
 
Estos fármacos o sus posibles derivados futuros presentan la novedad de ser un nuevo enfoque para el tratamiento de la esclerosis múltiple y se pueden utilizar en combinación con las terapias anti-inflamatorias actuales. En todo caso aún queda un importante camino que recorrer para cubrir el tramo existente entre estos resultados experimentales prometedores en modelos animales y su aplicación práctica en enfermos humanos de esclerosis múltiple.
 
Más en:
 
http://goo.gl/eXg58q