Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Prevención cardiovascular, aspirinas y alergia

Muchos pacientes con peligro de enfermedad cardiovascular son tratados con aspirina, eficaz, de bajo costo y con pocos efectos secundarios

Muchos pacientes con peligro de enfermedad cardiovascular son tratados con aspirina, eficaz, de bajo costo y con pocos efectos secundarios. Algunos de estos pacientes muestran una cierta reacción a la aspirina y lo normal es que se les diga que son alérgicas sin que ello sea comprobado por un alergólogo, y dejan de seguir esa eficaz terapia. Para aclarar la situación se ha realizado una investigación que se ha presentado en la Reunión Científica Anual del Colegio Americano de Alergia, Asma e Inmunología (ACAAI).  Los autores del estudio revisaron 5.052 historias clínicas. De ellas, al presentar algún historial de síntomas gastrointestinales un 34 por ciento de los pacientes estudiados habían sido erróneamente etiquetados como hipersensibles a la aspirina, pero ninguno de ellos fue enviado a un alergólogo para que lo confirmara. La hipersensibilidad es una respuesta inmune exagerada por el cuerpo a un agente, pero no es lo mismo que una alergia diagnosticada.
 
Sin embargo, debidamente investigados, la realidad es que sólo el 2,5% de los pacientes poseían realmente esa hipersensibilidad a la aspirina. Por ello, la conclusión es que, al igual que sucede con la penicilina, en el caso de la aspirina, ante cualquier duda al respecto, el paciente debe ser estudiado por un inmunólogo, para evitar, en palabras de los autores de la investigación “que descontinúen la terapia de aspirina o que cambian a otro medicamento cuando no hay razón para hacerlo. Los alergólogos pueden ayudar a identificar las verdaderas alergias, y si están presentes, ayudar a los pacientes a encontrar la terapia adecuada. Y si no hay una verdadera alergia, pueden ayudar a explorar cómo manejar los síntomas “.
 
Más en:
 
http://goo.gl/ZTsIoM