Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Lucha científica contra las armas de destrucción masiva

En la historia del terrorismo la fecha del 11S fue simbólica y numerosos países comenzaron a preocuparse por las acciones de destrucción masiva. Entre las muchas iniciativas científicas y tecnológicas que, concretamente, se iniciaron en los Estados Unidos, para luchar contra la nueva amenaza, ocupan un lugar destacado las desarrolladas en los Laboratorios Nacionales Sandia, de New Mexico, tras crearse el Departamento de Seguridad de EE.UU.

Lucha científica contra las armas de destrucción masiva
En la historia del terrorismo la fecha del 11S fue simbólica y numerosos países comenzaron a preocuparse por las acciones de destrucción masiva. Entre las muchas iniciativas científicas y tecnológicas que, concretamente, se iniciaron en los Estados Unidos, para luchar contra la nueva amenaza, ocupan un lugar destacado las desarrolladas en los Laboratorios Nacionales Sandia, de New Mexico,  tras crearse el Departamento de Seguridad de EE.UU.
 
Jill Hruby, es la vicepresidenta de los Programas de Seguridad Internacional, Nacional y Nuclear de los laboratorios sandia y el próximo domingo expondrá en una de las mayores conferencias de científicos que se celebran anualmente, la de la AAAS (American Association for Advancement of Science) en Chicago, un resumen de las actividades de los laboratorios Sandia. Los Laboratorios Sandia, mediante una Nota de prensa han anticipado el contenido de la intervención(https://share.sandia.gov/news/resources/news_releases/hruby_aaas/#.Uv58NWJ5M6u) :
 
Según Hruby, tras el 11S se contactó la necesidad de:
 
detectar rápida y eficazmente las fuentes radiológicas y nucleares en los puertos de embarque, aeropuertos e incluso los cinturones de ciertas personas.
la descontaminación de áreas grandes después de los eventos biológicos. Una espuma de descontaminación desarrollada en Sandia antes del 9/11 ya fue utilizada para limpiar los edificios de oficinas federales y oficinas de correos tras los ataques con ántrax de 2001.
protección de las  infraestructura críticas nacionales y respuesta rápida a los actos naturales o terroristas.
detección de explosivos en los sistemas de transporte, en los actos públicos o en tiempo de guerra.
proporcionar orientación a la comunidad mundial sobre las prácticas de seguridad más efectivas para los materiales radiológicos, químicos y biológicos.
Las contribuciones tecnológicas de Sandia en el campo de la lucha científica contra las armas de destrucción masiva también están permitiendo que se aborden otrass amenazas cotidianas, además de proporcionar la capacidad de detectar actos terroristas, porr ejemplo, con el uso de equipos para detectar drogas ilegales que también puede detectar  fuentes de radiación. 
 
Además, la tecnología de Sandia menudo es licenciada por la industria, ampliando sus usos en beneficio del público. Dos ejemplos de ello:
 
Está siendo licenciado por la industria una espuma de descontaminación para la descontaminación de laboratorios ilegales productores de metanfetaminas.
La herramienta de diagnóstico desarrollada por Sandia, Spin DX , detecta rápidamente los agentes biológicos, como el ántrax, ricina, botulinum y otras toxinas, y las empresas han licenciado esta tecnología para su uso en aplicaciones médicas para diagnosticar y tratar con mayor rapidez a los pacientes con enfermedades más comunes.