Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Tecnología capaz de producir económicamente hidrógeno para su uso energético

La Universidad de Rutgers cuenta con varios campus en el estado de New Jersey, en Estados Unidos. Su servicio de prensa acaba de anunciar los resultados de una investigación de sus científicos que puede potenciar el uso de energías limpias y renovables para sustituir a los combustibles fósiles costosos y perjudiciales con el medio ambiente, causantes del cambio climático

Tecnología capaz de producir económicamente hidrógeno para su uso energético
La Universidad de Rutgers cuenta con varios campus en el estado de New Jersey, en Estados Unidos. Su servicio de prensa acaba de anunciar los resultados de una investigación de sus científicos que puede potenciar el uso de energías limpias y renovables para sustituir a los combustibles fósiles costosos y perjudiciales con el medio ambiente, causantes del cambio climático.
 
Es bien conocido que el hidrógeno se puede producir de un modo inagotable mediante la electrolisis del agua, separando a sus dos componentes los gases oxígeno e hidrógeno. Después, debidamente procesado, el hidrógeno se puede usar en células de combustibles para reaccionar con el agua y producir diversos tipos de energía. Desde que se intenta su uso práctico el cuello de botella de esta prometedora tecnología es que para realizar la electrolisis del agua para obtener hidrógeno hay que usar catalizadores muy caros y complejos a base de platino, lo que los convierte en casi prohibitivos. Otros catalizadores, más baratos, son poco eficientes. Por ello, actualmente el hidrógeno suele obtenerse a partir del metano que, en sí, es un combustible fósil, por lo que la afirmación de que el hidrógeno es un combustible “verde”, realmente no es cierta.
 
El profesor Tewodros Asefa, nacido en Etiopía, y su equipo investigador han conseguido desarrollar una nueva tecnología con un nuevo catalizador a base de nanotubos de carbono, mucho más eficaces que los catalizadores actuales baratos investigados hasta la fecha, llegando casi a igualar los resultados obtenidos con los caros de platino. Los científicos han basado su nuevo catalizador en nanotubos de carbono, hojas de un átomo de espesor de carbono enrolladas en forma de tubos, 10.000 veces más delgadas que un cabello humano. El procedimiento ya está patentado, en negociaciones con encontrar un socio comercial industrial.
 
En un artículo científico publicado en la revista Angewandte Chemie International Edition con el título original “Cobalt-Embedded Nitrogen-Rich Carbon Nanotubes Efficiently Catalyze Hydrogen Evolution Reaction at All pH Values” Asefa y sus colegas informaron de que su tecnología, además de catalizar eficazmente la reacción de evolución de hidrógeno con actividades cercanas a la de platino, también funcionaba bien en condiciones ácidas, neutras o básicas, lo que facilitará su aplicabilidad.
 
Usando este sistema la electrólisis productora de hidrógeno se podría realizar industrialmente a partir de electricidad generada por fuentes renovables, como la solar, eólica e hidráulica, o mediante fuentes neutras en carbono, como la energía nuclear. Incluso si se utilizaran combustibles fósiles para la electrólisis, la mayor eficiencia y mejores controles de emisiones de las grandes centrales eléctricas podrían dar las pilas de combustible de hidrógeno una ventaja sobre los menos eficientes y sobre los motores de gasolina y diesel más contaminantes, en millones de vehículos y otras aplicaciones.
 
Más en:
 
http://chem.rutgers.edu/~asefa/Site_3/Home.html