Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

El Dr. Menéndez y la energía

Las necesidades energéticas de la humanidad son cada vez mayores. La crisis energética, la dependencia de los combustibles fósiles y sus nefastas consecuencias medioambientales son una realidad. ¿Inevitable? De acuerdo con las declaraciones de un gran científico asturiano, el Dr. Amador Menéndez Velázquez, un buen aprovechamiento de la energía solar disponible en una hora podría resolver durante un año el problema energético de la humanidad. ¿Es ello posible? ¿Cuenta ya la ciencia con posibles soluciones? ¿Cuáles son los principales obstáculos para que esas posibles soluciones se hagan realidad?


El Dr. Menéndez y la energía
::Alex

 

Las necesidades energéticas de la humanidad son cada vez mayores. La crisis energética, la dependencia de los combustibles fósiles y sus nefastas consecuencias medioambientales son una realidad. ¿Inevitable? De acuerdo con las declaraciones de un gran científico asturiano, el Dr. Amador Menéndez Velázquez, un buen aprovechamiento de la energía solar disponible en una hora podría resolver durante un año el problema energético de la humanidad. ¿Es ello posible? ¿Cuenta ya la ciencia con posibles soluciones? ¿Cuáles son los principales obstáculos para que esas posibles soluciones se hagan realidad?
 
Dr. Menéndez Velázquez
Amador Menéndez Velázquez es un químico asturiano que, tras su licenciatura, obtuvo una plaza en el cuerpo de profesores de Enseñanza Secundaria. Pero, además de enseñar, su vocación era la de hacer ciencia, compaginando sus profundos conocimientos básicos con aplicaciones de tipo práctico. El título de su tesis doctoral (1999) fue significativo: “Análisis combinatorio, entrópico y topológico de mapas de Fourier. Aplicación a la resolución estructural y al diseño de fármacos anti-VIH”.
 
Desde entonces su carrera científica ha sido meteórica. En 2005, nombrado miembro del CSIC y del   Laboratorio Europeo de Radiación de Sincrotrón. También, investigador del Instituto Tecnológico de Materiales de Asturias y del Centro de Investigación en Nanomateriales y Nanotecnología (CINN). Creó el sistema experto MOLFINDER, programa informático que utiliza técnicas de inteligencia artificial, para visualizar los mundos atómicos y moleculares. La Unión Internacional de Cristalografía y la Unión Internacional de Química, decidieron adoptar este sistema como prototipo para la caracterización de enlaces químico mediante difracción de Rayos X. En el 2009 se integró en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en su Departamento de Ingeniería Eléctrica y Ciencias de la Computación. Simultáneamente, su interés docente y divulgativo le ha llevado a protagonizar múltiples iniciativas, concediéndosele el Premio Europeo de Divulgación Científica por su libro “Una revolución en miniatura. Nanotecnología y disciplinas convergentes”. Desde 2007 es miembro habitual del Jurado de los Premios Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica.
 
Pero lo más destacable, en el contexto energético, son sus investigaciones en el MIT con el desarrollo, iniciado en el 2010, de un revolucionario sistema de captación de la energía solar, más barato y eficiente que los convencionales, consistente en unas pinturas fotovoltaicas que, extendidas sobre una superficie de cristal, la convierten en un eficaz captor de la luz, que se transforma en electricidad. Con esta tecnología lograron alcanzar hasta un 81% la eficiencia en la captura de la luz solar, notablemente superior a la lograda hasta entonces.  
 
CONCENTRADORES SOLARES LUMINISCENTES
En la revista ´Energy Environment Science´, de la Royal Society of Chemistry, se han publicado recientemente los resultados de las últimas investigaciones del grupo del Dr. Menéndez. El título de la investigación poco le aclarará al lector no especialista (´Light-recycling within electronic displays using deep red and near infrared photoluminescent polarizers´), pero el propio Menéndez lo explica de una forma sencilla. Las placas fotovoltaicas normales, para funcionar bien, tienen que ser muy grandes, no captan todos los colores de la luz y su material, el silicio, es muy caro. En el año 2008, Marc Baldo, responsable del grupo de investigación en el que el Dr. Menéndez está integrado, publicó un artículo en la revista ´Science´ describiendo lo que se conoce como un concentrador solar luminiscente. Para conseguirlo se aplica una fina capa de un compuesto orgánico sobre un vidrio (“pintura fotovoltaica”, “tinte nanoestructurado”). La luz que incide sobre el cristal es absorbida por el compuesto orgánico, se reemite de nuevo y, mediante una reflexión interna total, gran parte de esa luz reemitida queda confinada en el vidrio y llega a sus extremos. En los bordes del vidrio se incorporan nanocélulas solares fotovoltaicas, que reciben la radiación más eficazmente que si estuvieran expuestas directamente a la luz solar. 
 
Entre las ventajas del sistema figuran la de que no es necesario seguir el Sol pues aprovecha incluso la luz difusa del interior o la existente un día nublado y que se basa en materiales orgánicos, muy baratos. Entre las variantes actualmente investigadas se sitúan celdas solares basadas en puntos cuánticos que se pueden suspender en un líquido, con lo que se podrían aplicar sobre substratos flexibles, como plásticos, lo que permitiría utilizarlos en situaciones muy variadas.
 
La aplicabilidad más inmediata de los concentradores solares luminiscentes sería resolver el problema de la poca duración de las baterías en teléfonos inteligentes, tabletas, etc. Actualmente, sus pantallas llegan a consumir hasta el 90% de la energía de las baterías.  Es significativo que tanto Samsung como Apple se hayan puesto en contacto con el grupo investigador para la posible aplicación de lo que hasta ahora ha sido investigación básica. Gran interés potencial tendría también su aplicación en la edificación: ventanas y superficies acristaladas con lo que, en lugar de constituir un impedimento energético se convertirían en eficaces receptores energéticos. O su uso en los futuros vehículos eléctricos.
 
DESARROLLO
Según palabras del presidente Obama: “debemos invertir en energía porque el país que tiene el control energético tiene el control del planeta".
 
Pues bien, en opinión del Dr. Menéndez las nuevas tecnologías podrían ser aplicables en la práctica en 4-5 años, pero reconoce que en el sector de la energía "hay muchos intereses, y un avance científico como éste te lo pueden frenar tranquilamente 10 años. Si se apuesta por la energía solar fuertemente, las petrolíferas pierden terreno…..Hay empresas petrolíferas que compran patentes de energía solar para evitar que salgan al mercado”. Y añade, "Me parece muy preocupante: predicamos sobre el cambio climático, pero siempre y cuando no perdamos el poder". 
 
Tampoco cabe esperar mucha colaboración por parte de las compañías eléctricas que se opondrán a cualquier descentralización del uso de la energía, incluso la solar, salvo que ello fuese parte de su negocio. A tales empresas nunca se les debería permitir la compra de tecnologías beneficiosas para la humanidad cuando su propósito sea que no se apliquen, a fin de seguir aumentando sus beneficios con actividades que son menos convenientes para la preservación de nuestro medio ambiente. 
 
Y, es que, en el fondo, el problema es político, de modelo de sistema. El sistema económico capitalista tiene condicionantes bien conocidos. Por ello, nuestros responsables políticos y sociales deberían tener presente que los recursos naturales y los avances científicos son patrimonio de los ciudadanos, de los actuales y de los del futuro, que no deben ser simples instrumentos para la obtención de beneficios empresariales. La norma prioritaria siempre debería ser la prevalencia de lo que sea mejor para el conjunto de ciudadanos y el cuidado de nuestro planeta. 
 
La solución del problema energético se basa en la ciencia. La ciencia está descubriendo variadas posibilidades. Pero el desarrollo de las soluciones depende de nuestros dirigentes sociales, empresariales y políticos, que muchas veces se muestran poco sensibles al bien general. Esperemos que en el ejemplo que hoy comentamos el desenlace sea positivo.
Más en:
http://metode.cat/es/Revistas/Entrevista/Amador-Menendez-Velazquez