Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Recursos energéticos inagotables

Parece un contrasentido. Por un lado, la tenemos bajo nuestros pies. El interior de nuestro planeta “quema”. El calor que almacena, su energía, es casi incalculable. Y su utilización sería limpia, no se traduciría en “efecto invernadero”. Por otro lado seguimos consumiendo mayoritariamente combustibles no renovables, productores de CO2, de efecto invernadero, contaminantes. La pregunta es obvia: ¿Podríamos utilizar mejor la energía geotérmica?

Recursos energéticos inagotables
Ilustración :: ÁLEX

RECURSOS

La energía geotérmica es el calor interno de la Tierra. Existe un gradiente térmico desde el interior de la Tierra hacia el exterior. Ello se debe a que la Tierra está fundamentalmente constituida por tres capas concéntricas: 1. La más interna, el núcleo, de hierro fundido, con una temperatura por encima de los 4.000 ºC; 2. La intermedia, o manto, de un espesor de 2.900 km, constituida por silicatos de hierro y magnesio con una temperatura que varía desde los 4.000 ºC, en la cercanía del núcleo, a los 800-1000 ºC en su parte más externa; 3. La exterior, más superficial y visible, formada por silicatos de aluminio y magnesio, con un espesor variable desde 5 a 35 km y una temperatura entre los 800-1000 ºC (zona de contacto con el manto) y, por último, la superficial, con los 15-20 ºC que existen en la misma .

Como es lógico los anteriores no son valores homogéneos y la diferente estructura geológica de cada lugar hace muy distintos los recursos geotérmicos de su subsuelo. Éstos se clasifican por la temperatura: Los de alta temperatura superan los 150ºC y de ellos se pasa a los de media (150-90ºC), baja (90 – 50 ºC) y muy baja temperatura < 50º). La investigación de los recursos geotérmicos en España corresponde al Instituto Geológico y Minero de España, a través del Inventario General de Manifestaciones Geotérmicas. En España solo existen posibles yacimientos de alta temperatura en las Islas Canarias. En los demás casos son de baja temperatura, pero a pesar de sugran  potencial solo se explotan muy escasamente.

EL APROVECHAMIENTO

El modo de aprovechar los recursos geotérmicos depende del nivel térmico disponible y del tipo de fluido existente en el yacimiento.

Los yacimientos de alta temperatura son los adecuados para obtener electricidad a partir del vapor de agua, mediante diversos ciclos termodinámicos posibles en función de las características del fluido. Los primeros intentos de producción de electricidad partiendo de la energía geotérmica fueron iniciados en Italia por el Príncipe Gionori Conti, en el año 1904. La primera planta (250 kW) se construyó en 1913. En el mundo existen diversas instalaciones de este tipo, con una potencia total instalada superior a los 8.300 megavatios (MW) de las que casi un 30% corresponden a EEUU seguido de Filipinas, Italia, México, Indonesia y Nueva Zelanda

La balneoterapia de las antiguas civilizaciones demuestra que el aprovechamiento directo del calor de la Tierra por el hombre es tan antiguo como el propio hombre. Hubo que esperar al siglo XX para su uso industrial e Islandia fue el país pionero, cuando en la década de los 20 se comenzaron a calefactar invernaderos con energía geotérmica. En 1930 se estableció en Reikiavik un sistema de para suministrar calor a 70 viviendas y entre los años 1950 a 1980 comenzaron a desarrollarse diversas iniciativas de cierta entidad en otros 57 países. También en este caso, como en el de alta temperatura, el gran salto cuantitativo se dio en 1973, con la crisis del petróleo. En la actualidad la utilización directa del calor en la geotermia de baja temperatura representa una potencia instalada superior a los 15.000 MW, en países que van desde el principal,  EEUU, a China, Islandia, Japón, Turquía, Suiza, Hungría. Alemania, etc.

El desarrollo de las bombas de calor permite usar la geotermia de baja temperatura, es decir, el aprovechamiento del calor contenido en el subsuelo más superficial y en las aguas subterráneas poco profunda. Dada la pequeña envergadura individual de las instalaciones los datos existentes son menos precisos, pero en Europa el incremento del número de instalaciones supera el 16% anual.

ESPAÑA

La energía geotérmica tiene un gran potencial en España. Sin embargo, necesita el desarrollo de políticas de impulso tecnológico sostenible y eficiente así como apoyo económico. España, con un potencial geotérmico similar al de sus vecinos, presenta un nivel de desarrollo inferior. Así, en cuanto a geotérmicas de alta energía, Alemania cuenta con cuatro plantas en producción, Francia tiene una central, Italia la de Larderello, en el continente americano hay varias. En España ninguna.

La diferencia entre estos países y el nuestro es que ellos llevan ya varios años fomentando ayudas a la investigación básica y promoviendo medidas que propician el desarrollo del sector, mientras que en nuestro país, tras  los estudios realizados  por el Instituto Geológico y Minero de España, durante las décadas de los 70 y 80, el esfuerzo no tuvo continuidad y en los últimos años los avances han sido escasos.

Sin embargo, en el Consejo de Ministros del pasado 11 de noviembre se aprobó el Plan de Energías Renovables 2011-2020. En el mismo se indica que la energía geotérmica es uno de los recursos energéticos más importantes y menos conocido y que puede ser aprovechado, en determinadas condiciones técnicas, económicas y medioambientales, para la producción de electricidad y para usos térmicos.

Respecto a la geotermia para generación de electricidad, se estima que en España existe un potencial bruto de casi 3.000 MW de recursos geotérmicos de alta temperatura para generación de electricidad, aprovechables mediante geotermia convencional y con las nuevas tecnologías de la geotermia estimulada.

En cuanto a la geotermia para usos térmicos, la potencia actual instalada en España es de unos 100 MWt, gracias al desarrollo de las bombas de calor. El potencial geotérmico de baja y muy baja temperatura en zonas con potenciales consumidores es más de 500 veces superior a la instalada y su desarrollo, dadas sus características, podría proporcionar abundantes puestos de trabajo para Pymes.

Se pretende incentivar iniciativas dirigidas a favorecer aplicaciones directas térmicas (redes de climatización o balnearios) y aplicaciones con bombas de calor geotérmicas para climatización y agua caliente sanitaria (ACS) en el sector residencial y de servicios, ya que de acuerdo con la Directiva 2009/28/CE relativa al fomento del uso de energía procedente de fuentes renovables, las energías aerotérmica, hidrotérmica y geotérmica capturadas por bombas de calor eficientes se deben considerar como energías procedentes de fuentes renovables.

Más en:
http://www.igme.es/internet/geotermia/presentacion.htm