Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Metales asiáticos en la Norteamérica prehistórica

Cuando los exploradores rusos e ingleses y comerciantes estadounidenses llegaron al estrecho de Bering a finales del siglo 18 y principios del 19, muchas armas metálicas se desplazaban hacia el este a través del estrecho, a cambio de pieles de morsa y marfil, pieles de caribú, etc

Cuando los exploradores rusos e ingleses y comerciantes estadounidenses llegaron al estrecho de Bering a finales del siglo 18 y principios del 19, muchas armas metálicas se desplazaban  hacia el este a través del estrecho, a cambio de pieles de morsa y marfil, pieles de caribú, etc.
 
Pero el uso del metal en el ártico América del Norte es anterior a la llegada de los europeos  y los investigadorea se refieren a la dependencia de los metales por Thule y otras culturas del Ártico, en ausencia de fundición, como una “epi-metalurgia.”.
 
La reciente recuperación y análisis de los artefactos metálicos a partir de un contexto inuit prehistórico tardío en la península de Seward ha arrojado nueva información importante sobre el uso de metales en el Ártico de América del Norte antes del contacto europeo. En concreto, la revista JOURNAL OF ARCHAEOLOGICAL SCIENCE, publica un artículo titulado  “Evidence of Eurasian metal alloys on the Alaskan coast in prehistory” en el que se describe el hallazgo de seis artefactos metálicos excavados en unos restos arqueológicos prehistóricos ubicados en Cabo Espenberg en la costa norte de la península de Seward, en Alaska. Mediante fluorescencia de rayos X se han identificado a dos de estos artefactos de bronce como aleaciones industriales fundidas con una gran proporción de estaño y plomo, constituyendo la primera evidencia de que los metales de Asia llegaron a la Norteamérica prehistórica muy con anterioridad al contacto con los europeos.
 
Según H. Kory Cooper, de la Universidad Purdue en Estados Unidos, miembro del equipo de investigación. “Creemos que estas aleaciones fueron hechas en algún lugar de Eurasia y comercializados en Siberia, para después pasar a serlo a través del Estrecho de Bering, donde las adquiriría el pueblo del que descienden los Inuit, conocido también como cultura de Thule, en Alaska”.
 
Más en:
 
http://goo.gl/6kv06t