Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Lucy, el primer homínido andador

Cuando, hace unos tres millones de años, en el periodo Plioceno, en una región de El Hadar, actual Etiopia, vivió y murió Lucy, no podía sospechar la importancia futura que alcanzaría

Cuando, hace unos tres millones de años, en el periodo Plioceno, en una región de El Hadar, actual Etiopia, vivió y murió Lucy, no podía sospechar la importancia futura que alcanzaría.
 
Lucy, bautizada así por una canción de Los Beatles, es uno de los ejemplares más completos y mejor conservados de hembras de Australophitecus y, tras su descubrimiento en 1974, ha estado situada en el centro de las polémicas apasionadas que sostienen antropólogos, paleontólogos y biólogos moleculares sobre el origen evolutivo del hombre, su proceso de hominización, el papel desempeñado en ello por el desarrollo cerebral, el inicio de la andadura en posición erguida, etc.
 
Quedan muchos enigmas que resolver respecto al género Homo y las relaciones entre el Homo habilis, el Homo erectus y el Homo sapiens, aceptándose la posibilidad de que los australopitecos sean unos antecesores de la superfamilia de los homínidos que se diferenciaron posteriormente, en el periodo Mioceno, en dos ramas conducentes, respectivamente, hasta el ser humano y hasta nuestros parientes más próximos, los simios superiores.
 
¿Comoo y cuándo se producen estas divergencias filogenéticas? Hasta hace unos años se creía que dos homínidos, Ramapithecus y Sirapithecus, eran ya los respectivos antecesores de ambas vías, hace unos 12 millones de años. Investigaciones sobre comparaciones macromoleculares corrigieron la cifra hasta unos 4 millones de años, a partir de los Australopitecos afarensis. En 1986 se encontraron unos restos pertenecientes también a Australopitecos, de unos dos millones y medio de años de antigüedad, y de este estudio surgió la posibilidad de una tercera rama en el árbol evolutivo, todo lo cual viene a confirmar las complejidades clasificatorias y evolutivas de los homínidos.
 
¿Y cuál es el papel de Lucy? El problema de si los primeros homínidos marchaban de pie o de si un mayor desarrollo cerebral condujo posteriormente a la postura erguida, puede tener su respuesta en Lucy que, a pesar de poseer una capacidad craneal muy pequeña, semejante a la de los chimpancés, según minuciosos estudios realizados durante años y recientemente publicados, se ha llegado a la conclusión de que poseía una pelvis y un aparato locomotor característicos de la postura erguida, por lo que la bipedia se remontaría a fases muy tempranas de la evolución, antes de que nuestros antepasados empezaran a usar sus manos, las cuales, al quedar libres para diversas tareas, seguramente supusieron una ventaja evolutiva en el proceso ascendente hacia la vida cognoscitiva.
 
Pero para que todo pueda ser aún más complejo, algunos ejemplares de Homo habilis encontrados en diversos lugares parecen tener antigüedades de hasta 3 o 4 millones de años, lo que significaría su falta de relación con Australopitecos como Lucy.