Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Hugo Chávez, Vladimir Lenin y los cacahuetes americanos

Patrocinada por la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland, anualmente se celebra en esa prestigiosa universidad americana una edición de las Conferencias Clinicopatológicas Históricas (CPC). En ellas, a la luz de los modernos conocimientos médicos, dos eminentes doctores revisan los datos conocidos sobre las enfermedades y fallecimientos de grandes personajes históricos sobre los que existan controversias o dudas

Hugo Chávez, Vladimir Lenin y los cacahuetes americanos
::Alex

 

Patrocinada por la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland, anualmente se celebra en esa prestigiosa universidad americana una edición de las Conferencias Clinicopatológicas Históricas (CPC). En ellas, a la luz de los modernos conocimientos médicos, dos eminentes doctores revisan los datos conocidos sobre las enfermedades y fallecimientos de grandes personajes históricos sobre los que existan controversias o dudas. Ejemplo de las tres últimas celebradas: año 2010 dedicada a Simón Bolívar, 2011 a Charles Darwin y 2012 a Vladimir Lenin. ¿Es presumible que en el futuro alguna de estas Conferencias trate de las causas de la reciente muerte de Hugo Chávez?
 
CPC
La Conferencia Clinicopatológica dedicada al libertador Simón Bolívar, fallecido de una misteriosa enfermedad a los 47 años apuntó la posibilidad de que la causa de su fallecimiento se debiera a la mezcla de su conocida bronquiectasia con una intoxicación crónica por arsénico. El equipo del Dr. Auwaerter lo justificó adecuadamente en una publicación realizada en la revista Clin Infect Dis. La CPC del año 2011, dedicada a Darwin, apuntó a una rara y enigmática enfermedad conocida como el síndrome de los vómitos cíclicos, cuyos síntomas comenzó a sentirlos el gran naturalista en el año 1831, antes de embarcarse en el HMS Beagle, y le acompañaron el resto de su vida. Las correspondientes conclusiones se publicaron en la revista The Pharos. En cuanto a la última CPC, la de 2012, dedicada a Vladimir Lenin, el analizador médico principal, el Dr. Harry Vinters opinó que la causa del fallecimiento fue una aterosclerosis cerebral acelerada, calcificadora de las arterias, debida a una mutación en el gen NT5E.
 
Sin contar con un informe médico adecuado, el reciente fallecimiento del presidente venezolano Hugo Chávez, presenta puntos discutibles e incógnitas a resolver. Su sucesor Nicolás Maduro ha expresado su convencimiento de que a Chávez le había sido inducido conspirativamente el cáncer que le condujo a la muerte. Incluso anunció el inicio de una investigación al respecto. En Internet se encuentran relatos como que los servicios israelitas del Mossad llevaron a cabo la operación a través de la inoculación en cacahuetes de un hongo mortal y que “habría sido en Brasil, donde a finales del año 2010, el presidente Chávez recibió tres latas de maní salado, previamente inoculado con el hongo maligno”. Sin embargo, es curioso que las autoridades venezolanas no hayan explicado que, a escondidas, Hugo Chávez era un empedernido fumador, que en octubre del 2010 le diagnosticaron el problema en la vejiga y la próstata y que no siguió las recomendaciones de los médicos. Hay que recordar que las autoridades sanitarias calculan que el tabaco es el origen del 50% de los cánceres de vejiga en los varones.
 
En todo caso, dadas las relaciones existentes comentaremos brevemente algún aspecto relacionado con la momificación de Lenin así como sobre el potencial cancerígeno de las aflatoxinas .
 
LENIN
Murió en enero de 1924, con 53 años. Las especulaciones se multiplicaron: envenenado por mandato de Stalin; envenenado por el plomo de una bala alojada en su cuello; por el contagio de la sífilis de su amante, la activista del amor libre Inessa Armand, etcétera. Fue embalsamado (lo mismo que se pensaba hacer con Chávez, aunque ya parece desechada la idea) y su cuerpo depositado en el mausoleo de la Plaza Roja de Moscú. Pero no todo su cuerpo, porque para demostrar que era un genio, nada más morir su cerebro fue extirpado y colocado en formaldehido para su observación científica. Lenin, previamente, había sufrido tres derrames cerebrales y tenía paralizado la mitad de su cuerpo.
 
El cerebro de Lenin ha sido uno de los más estudiados médicamente y más de una decena de trabajos científicos se han ocupado de ello. Sobre el tema también se publicaron libros y se hizo una película ¿Qué se encontró?: que extensas zonas de su hemisferio derecho cerebral se hallaban como petrificadas. Pero como los soviéticos lo que querían era demostrar el genio de Lenin, no conocer de qué había muerto, el informe oficial de la autopsia evitó el pronunciarse al respecto.
 
En 2004 se desclasificaron centenares de documentos de la era soviética. Una revisión de un equipo investigador israelí concluyó que la causa del deterioro neuronal y muerte de Lenin habría sido una sífilis. 
 
Hace unos días, en la revista Hum Pathol ha aparecido el trabajo publicado por el Dr. Harry Vinters y otros dos colaboradores en el que, de acuerdo con lo señalado de la Conferencia Clinicopatológica del 2011, concluyen que la hipótesis de la sífilis era improbable por varias razones y que, como la isquemia cerebral por falta de riego sanguíneo es algo poco usual en personas como Lenin ello sugiere algún componente genético. Su padre también murió joven, de un derrame cerebral y dos de sus hermanas sufrieron como él de insomnio crónico y fuertes jaquecas durante toda su vida.
 
En 2011 se publicó en el New England Journal of Medicine un estudio sobre unos extraños casos de calcificación extrema de las arterias en nueve personas de tres familias diferentes. Tras los estudios genéticos correspondientes se comprobó que presentaban una mutación del gen NT5E, relacionado con la fosfatasa alcalina y que interviene en la ruta metabólica del calcio. Ahora, el Dr. Vinters ha reexaminado todos los datos relativos a la evolución de la enfermedad de Lenin y su equipo investigador ha llegado a la conclusión de que Lenin, posiblemente, también presentaba esa mutación genética.
 
CACAHUETES 
Los cacahuetes y otros frutos secos pueden contener sustancias saludables así como sustancias peligrosas para la salud. Como ejemplo de las primeras están los fitoesteroles. Uno de ellos, el beta-sitosterol, es precisamente un protector ante el cáncer de mama, colon y próstata. En cuanto a las aflatoxinas se pueden encontrar en alimentos y piensos contaminados de metabolitos de hongos, principalmente del género Aspergillus flavus y Aspergilus parasiticus, en condiciones de alta humedad y temperatura. Estas aflatoxinas, consideradas como genotóxicas y carcinogénicas, se pueden encontrar principalmente en frutos secos (almendras, avellanas pistachos, anacardos, coquitos, etc.), frutas desecadas, especias, aceites vegetales crudos y maíz. Por ello, ya desde 1998 la Unión europea estableció unos límites máximos de aflatoxinas en algunos de estos productos.
 
Más de medio millón de personas mueren anualmente en el mundo víctimas de cáncer hepático. Como las aflatoxinas se relacionan con los cánceres hepáticos, ¿hasta qué punto constituyen un riesgo real? En Europa, el consumo medio diario de aflatoxinas en una dieta normal es de 19 ng, cantidad que en algunos países asiáticos puede ascender a 103 ng.  
 
Para estudiar el riesgo del consumo se han realizado en las últimas décadas numerosas investigaciones en diversos países por diferentes instituciones, incluso Naciones Unidas y OMS. Los límites legales máximos actuales parecen ser razonables y no implicar peligros evidentes para la salud humana. Los especialistas creen que una reducción en la incidencia del cáncer hepático es más fácilmente conseguible por otros métodos alternativos (lucha contra hepatitis B) que por la reducción de las cantidades establecidas en el Codex Alimentarius para las aflatoxinas (15 partes por billón). 
 
Por todo ello, si ha habido conspiración en la muerte de Chávez, los protagonistas no parecen ser tres simples botecitos de cacahuetes.
Más en:
http://medicalalumni.org/historicalcpc/home