Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Bases lunares fabricadas con impresoras 3D

Todos nos suponemos que el gran futuro logro espacial será la construcción de una base permanente en la Luna. Pero, ¿cómo?. ¿Sería Ciencia-ficción imaginar que algún día más o menos próximo, podrán los astronautas imprimir mediante una impresora 3D una base lunar, con materiales lunares, en lugar de construirla con materiales difícilmente transportables hasta allí?

Bases lunares fabricadas con impresoras 3D
Todos nos suponemos que el gran futuro logro espacial será la construcción de una base permanente en la Luna. Pero, ¿cómo?. ¿Sería Ciencia-ficción imaginar que algún día más o menos próximo, podrán los astronautas imprimir mediante una impresora 3D una base lunar, con materiales lunares, en lugar de construirla con materiales difícilmente transportables hasta allí?
 
Pues parece que sí, porque la ESA (Agencia Espacial Europera) viene trabajando sobre este proyecto desde el año 2012, con la colaboración (esto es lo más interesante) de diversos socios industruiales. Y la conclusión preliminar fue la de que la empresa era posible, que podría realizarse una impresión de una base lunar usando materiales lunares. Y los trabajos continúan
 
El problema de conseguir un  blindaje contra la radiación se solucionó usando para la simulación  un bloque de regolito lunar impreso 3-D, que dio buenos resultados. La expresión  Regolito es el término general usado para designar la capa de materiales no consolidados, alterados, como fragmentos de roca, granos minerales y todos los otros depósitos superficiales, que descansan sobre roca sólida inalterada. El regolito lunar es el polvo fino que recubre toda la Luna.
 
La ESA comenzará pronto también otra investigación para comprobar si sería posible concentrar la luz solar para poder obtener y usar regolito fundido en lugar de tener que utilizar líquidos aglomerantes.
 
Para resolver los problemas estructurales arquitectónicos se ha acudido a Foster and Partners que es una de las firmas punteras de arquitectos del Reino Unido. Fundada por Norman Foster, empezó a funcionar en 1967 bajo el nombre Foster Associates y En 1990 adoptó el nombre actual. El módulo pensado, tubular, tiene espacio para cuatro personas y ofrece protección contra meteoritos, radiaciones gamma y altas fluctuaciones de temperatura
 
En cuanto a la ubicación, la más adecuada parece la del borde del cráter Shackleton en el Polo Sur lunar fue elegido donde la rotación de la luna es tal que el sol sólo roza sus polos en ángulos bajos, por lo que el resultado es que existe un casi constante ‘pico de luz eterna’ a lo largo del borde del cráter Shackleton, al lado de las regiones en las que la sombra es permanente. Ello ayudaría a dos propósitos: disponer de una abundante energía solar constantye así como poder mitigar los bruscos cambios de calor-frio que tienen lugar en el resto de la Luna.
 
Por ahora se trata sólo de un proyecto. Pero es un proyecto en marcha. Así este último mes de octubre se han reunido más de más de 350 expertos dos días para un workshop  en el centro tecnológico ESTEC de la ESA en Noordwijk, en Holanda, para abordar diferentes temas relacionados con la utilización de la impresión 3D en la industria aerospacial.
 
Más en:
 
http://www.esa.int/Our_Activities/Technology/Building_a_lunar_base_with_3D_printing