Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Alcohol biotecnológico

El alcohol, mediante la fermentación alcohólica, se obtiene a partir de la glucosa (hidrato de carbono con 6 átomos de carbono) por la acción de ciertas levaduras. El etanol también podría conseguirse de la biomasa lignocelulósica, de desechos vegetales e industriales. Ello permitiría su uso generalizado, incluso como combustible de vehículos. Hasta ahora no se han encontrado buenos microorganismos fermentativos de los azúcares que abundan en esos materiales hemicelulósicos, es decir, organismos capaces de fermentar pentosas con cinco átomos de carbono. Para lograrlo, la bacteria Escherichia coli había sido modificada genéticamente en investigaciones previas, pero el sistema no funcionaba a concentraciones altas de etanol. Ahora, un grupo investigador de la National Renewable Energy, de Colorado, USA, han tomado los 4 genes de E. coli capaces de transformar la pentosa xilosa hasta un intermedio metabólico y los han introducido en la bacteria Zymomonas mobilis que, por sí misma, metaboliza eficazmente ese intermedio hasta etanol. Además, esta bacteria transgénica se ha modificado genéticamente para poder usar también glucosa, por lo que es capaz de realizar una fermentación alcohólica eficaz con mezclas de azúcares monosacáridos. Se espera, por ello, su pronto uso comercial.