Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Proteínas circadianas

Se acaba de publicar en la revista PNAS el hallazgo de dos proteínas CRY-1 y CRY-2 (criptocromos 1 y 2) que se encuentran en casi todas las células estudiadas, con la particularidad de que la CRY-1 se concentra en mayores cantidades en la zona cerebral que controla los ritmos circadianos, diarios. Se trata de unas proteínas fotoreceptoras con actividad fotoliasa participantes en procesos de reparación del ADN. Su existencia generalizada es compatible con el hallazgo reciente de que los ritmos circadianos podían modularse con la iluminación posterior de la zona de la rodilla, en las piernas.