Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Silencio genético

Nuestras células usan nuestro genoma más como un libro de recetas de cocina que como una novela pues en cada momento, órgano o tejido sólo se expresan (“leen”) una pequeña proporción de los genes existentes. ¿Cómo se silencian los demás?. A los ya conocidos acaba de añadirse otro nuevo mecanismo relacionado con la epigenética (efectos del medio ambiente). Se sabe que una buena parte de nuestro ADN se transcribe hasta formas de ARN no codificantes, es decir, no inductoras de síntesis de proteínas y/o enzimas.  En el caso hoy comentado la señal epigenética provocará la formación y actuación de un ácido ribonucleico específicos no codificante, un ARNp, que se acoplará a la zona de ADN de doble hélice a regular (al gen), formará una triple hélice e inducirá a la metilación de ese ADN (que es el mecanismo epigenético más extendido) y, con ello, el gen correspondiente quedará silenciado. La investigación ha sido liderada por la prof. Ingrid Grummt del German Cancer Research Center.