Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

El lago Tagish

Un meteorito, de unas 200 toneladas de peso y 5.000 millones de años de antigüedad (época de la formación de los planetas solares),  impactó el 18 de Enero del año 2000 en el lago Tagish, (Canadá) que está siempre cubierto de nieve y hielo. Procedía de una franja de asteroides comprendida entre Marte y Júpiter y tardó cerca de un millón de años antes de ser capturado por la gravedad de la Tierra.  El nivel de conservación de las moléculas orgánicas del meteorito era excelente y llegó a nuestro planeta congelado y se pudo mantener  en perfecto estado gracias a la nieve y al hielo del lago. El  25 de enero se localizó su lugar de caída al encontrar un lugareño un fragmento de casi 1 Kg, que fue recogido con gran cuidado, sin tocarlo y se guardó congelado durante años. Tras ello,  una expedición de rescate con un total de  234 personas  extrajo unos 500 fragmentos del meteorito. En el año 2008 el fragmento inicial fue comprado por un consorcio investigador canadiense por $850.000. Su análisis isotópico, con una alta concentración de carbono-13 respecto a carbono-12 confirmó el origen espacial de las moléculas.