Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Acreción

Las etapas finales de la acreción (crecimiento) de los planetas se caracterizaron por impactos gigantes y frecuentes cuya energía provocaba la fusión de los silicatos y la formación de océanos de magma, donde los silicatos y metales se separaban fácilmente para formar los núcleos metálicos de los planetas. Como el niobio (Nb) y tantalio (Ta) no se fraccionan durante el proceso de diferenciación de los planetas los niveles Nb/Ta pueden ser útiles y del estudio de los existentes en la Luna y en la Tierra sugieren que el impacto formador de la Luna coincidió con la etapa final de equilibrio del núcleo terrestre, todo ello hace alrededor de 4550 mil millones de años