Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Wolgram Alpha, ¿el verdugo de Google

Sin duda, es frecuente que los usuarios de Internet nos preguntemos qué seria de nosotros sin el buscador Google y su corte de servicios anexos.

BUSCADORES. Existen muchos buscadores en Internet, centenares de ellos, pero unos resultados recientes de la consultora Nielsen indican que Google sigue teniendo la primacía. Según sus estadísticas sobre el uso de los buscadores en los Estados Unidos, en diciembre del 2008 se efectuaron, solo en USA  a través de Google casi 6 billones de búsquedas. En ese país, Ask, Google y Yahoo mantienen una competencia muy cerrada en la que Ask suele ser la ganadora. En octubre del 2007, también en USA, Google fue visitado por casi 120 millones de usuarios únicos con una permanencia media mensual que superó la hora de tiempo.

En España, según un informe de la empresa Netsuus, Google obtiene un puesto destacadísimo con más del 90% de la cuota de mercado. Y otra última cifra apabullante, es la de que el año pasado Google ya superó el billón de páginas indexadas en su banco de datos.

Pero no vale el dormirse en los laureles. El banco de datos Cuil, puesto en marcha en el año 2008 por técnicos de IBM y ex-empleados de Google reclama que el número de páginas que indexa es tres veces superior al de Google. Por cierto, que ya cuenta con una interfase en castellano. E indican que su filosofía es no sólo la de cubrir todo Internet sino analizar las páginas para que el resultado de cualquier búsqueda sea el más satisfactorio posible.

En este contexto, el físico Stephen Wolfram anuncia para el próximo lunes 18 de mayo el lanzamiento de WolframAlpha, con el reclamo de ser un nuevo concepto revolucionario de búsquedas. De triunfar, sin duda, marcará una nueva época en las búsquedas de Internet.

 STEPHEN WOLFRAM. Este físico británico, de 50 años de edad es un personaje singular aparte de un físico notable por su labor en la Física de partículas, Autómatas celulares y Álgebra computacional. A los 16 años ya había publicado su primer trabajo sobre ese último tema. Y a sus 20 años ya era doctor en Física de partículas por el reputadísimo Instituto de Tecnología de California, el Caltech.

Su consecución más conocida es la denominada Mathematica, un sistema de computación simbólica cuya primera versión fue lanzada en 1988 coincidiendo con el abandono de sus tareas universitarias y la creación de su empresa Wolfram Research. Actualmente, el programa Mathematica es utilizado por más de 2 millones de usuarios, principalmente ingenieros y científicos de alto nivel, constituyendo el software una poderosa herramienta de cómputo que prácticamente permite realizar cualquier tipo de cálculo algebraico o numérico y generar gráficos y análisis profundos. En el año 2002 publicó un controvertido libro Una Nueva Clase de Ciencia (UNCC), proponiendo una nueva metodología científica basada en experimentos de ordenador para poder modelar y entender cualquier fenómeno natural. El libro está disponible gratuitamente en su Web.

En cuanto al libro, trata entre otras cosas, de la discutida máquina de Turing, que es un modelo de computación hecho público por Alan Turing en 1936 a través de la Sociedad Matemática de Londres. Pues bien, en su libro, Wolfram hizo una investigación exhaustiva sobre cerca de los tres millones de máquinas universales de Turing posibles y conjeturó que la más pequeña probablemente tendría 2 estados y 3 colores. Tras anunciarse en el año 2005 un premio de 25.000 dólares, para probar o no la universalidad de esa posible máquina, tres años después, Alex Smith, un joven estudiante de Matemáticas británico, probó la universalidad de la máquina y obtuvo el premio.

WOLFRAM ALPHA. Se trata de la última aventura de Stephen Wolfram, fruto, según explica él mismo de dos ingredientes principales: Mathematica y UNCC. Por ello, prefiere definirlo como un  “buscador de respuesta”, más que como un “motor de búsqueda”, como es Google,  pretendiendo ser  un “motor de conocimiento computacional” una herramienta computacional comprensiva de conocimiento, casi como una Inteligencia artificial, usando como base el desarrollo de Mathematica y usando algoritmos, heurística inteligente y el estudio de la lingüística.

Lógicamente se trata de un servicio en línea, gratuito (financiado por publicidad), al que se le podrán hacer preguntas directamente y se obtendrán respuestas que no serán simples listados de referencias Web, sino que se procesarán y elaborarán a partir de bases de datos públicas, autorizadas y estructuradas, sintetizando inferencias  a partir de un pequeño conjunto de información básica, con respuestas con estructura de lenguaje natural. Según Wolfram, será “como interaccionar con un experto que entenderá de lo que estás hablando, procesará los datos y te presentará los resultados”.

El usuario podrá manejar datos concretos, cruzar distintas bases de datos o, incluso, resolver ecuaciones matemáticas complejas, por lo que Wolfram Alpha podría compararse a un cruce entre Google, o cualquier otro buen motor de búsqueda de enlaces l, con la Wikipedia. Aunque por el momento, habrá que limitarse a los apartados de conocimiento ya estructurados, es decir que hay una gama de preguntas que no puede analizar ni responder.

Hace unos pocos días, Stephen Wolfram abrió el acceso de forma temporal al sistema, y en cuestión de segundos, cientos de personas de todo el mundo utilizaron su servicio, probaron su correcto funcionamiento, capacidad y poder.

Según su estructura actual, existen unos 30 tópicos principales, tales como: Datos socioeconómicos, salud y Medicina, Cultura y Medios, Astronomía, etc. Cada uno de ellos está dividido en secciones, por ejemplo el tópico Datos Socioeconómicos se divide en: países, Estados USA, Ciudades, Demografía, Economía, Salarios, etc. Dentro de este ejemplo ello permitiría obtener información individual o comparativa entre países o ciudades o encontrar respuestas a aspectos como: Listado comparativo del producto interior bruto de varios países, comparar las poblaciones de varias ciudades, conocer la población masculina y femenina de Japón, o la de Francia en los años1980 y 2000, las estadísticas comerciales de un país en relación con otros, el número de turistas en un lugar o fecha, la comparativa de los salarios de los conductores interurbanos de autobuses, como se ve el mundo con un 20% de visión, exploraciones concretas del genoma humano, cuáles son las precipitaciones medias anuales en España,  

Pronto podremos comprobar sus excelencias o fallos.