Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Dióxido de carbono submarino

Las noticias emanadas de la cumbre climática de Copenhague son inquietantes para el futuro de la humanidad. Según los trabajos del profesor Stuart Haszeldine, geólogo de la Universidad de Edimburgo, la tarea ante nosotros es ingente puesto que habría que anular el 80% de nuestras emisiones de dióxido de carbono en el año 2050 y la solución que encuentra más factible es la horadar el fondo firme rocoso del Mar del Norte e inyectar bajo el subsuelo marino parte de las ingentes cantidades de dióxido de carbono a eliminar. Sus cálculos indican que ese subsuelo podría absorber hasta unas 150 mil millones de toneladas de dióxido de carbono. Las emisiones europeas de las centrales energéticas suponen unos mil millones de toneladas anuales por lo que el proyecto, a partir del año 2013, se considera factible cargando 10 euros por tonelada de dióxido de carbono almacenado. La tecnología necesaria ya está casi al alcance de la mano y, aparte, el proyecto supondría la creación de unos 240.000 nuevos puestos de trabajo.