Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Dinosaurios gotosos

La gota aflige a un buen número de humanos y tiene causas genéticas y alimentarias. El ácido úrico se fabrica o se acumula en exceso. En animales, se conocía de su existencia en diversos reptiles y aves, como consecuencia de deshidrataciones o problemas renales. También en NATURE se publica una Investigación que descubre la existencia de esta afección en los dinosaurios. Para ello se han estudiado cuidadosamente los restos óseos de las patas de un Tyranosaurus rex, uno de los grandes dinosaurios conocidos, de los que existen restos fósiles investigables.