Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Un atraco subliminal

¿Es posible que mensajes o estímulos subliminales estén llegando hasta nosotros, no seamos conscientes de ellos, pero puedan influir de un modo claro en nuestro comportamiento?. En tal caso ello, sin duda, se habría de calificar como un verdadero atraco psicológico, ya que podrían alterar nuestro íntimo ser psicológico.

Según todos los indicios la hipótesis anterior es totalmente factible y aunque, hasta el presente, los científicos y especialistas más serios dudaban de tal posibilidad, desde ahora tendremos que ser más crédulos, según una Investigación que la revista americana SCIENCE publica en su último número.

La palabra latina limen significa umbral, por lo que el adjetivo subliminal es cualquier estímulo, sensación o emoción que, por ser demasiado débil, o por otras causas, no se percibe por la conciencia. Previamente a Sigmund Freud el convencimiento predominante era el de la inexistencia de fenómenos mentales no conscientes. Ello a pesar de que, en el siglo XVII, el matemático y racionalista Leibnitz defendiera la existencia de "pequeñas percepciones", no conscientes para el sujeto, bien debido a su pequeño tamaño o bien por otras causas, tal como el estar acostumbrados a ellas, que es lo que ocurre a quien vive cerca de unas cataratas, cuando al cabo de un cierto tiempo no se es consciente del sonido de la caída del agua. En todo caso, Leibnitz tan solo consideraba las percepciones subliminales, por debajo del valor umbral, pero que podían producir un efecto en la mente. No contempló otras posibilidades subliminales como los sentimientos, deseos, emociones o juicios no conscientes. Freud sí se ocupó de estos fenómenos, e, incluso, aseguró que podía ayudar a su descubrimiento por los pacientes, mediante la hipnosis y psicoterapia.

DEMOSTRACION SUBLIMINAL. Posiblemente la primera demostración experimental sobre la percepción subliminal la realizaron, en 1951, Lazarus y McLeary, en la UNIVERSIDAD JOHN HOPKINS, con unas experiencias psicológicas clásicas de búsqueda de umbrales de respuesta: se proyectaban sobre una pantalla, durante brevísimos periodos de tiempo, palabras sin sentido, que intentaban ser reconocidas por el observador. El umbral para una palabra y un observador, es el tiempo mínimo de proyección que se necesita para que se produzca el reconocimiento. En la Investigación comentada, en ensayos previos de entrenamiento, algunas de esas palabras, elegidas al azar, fueron acompañadas por unas leves descargas eléctricas. Al realizar la experiencia real se comprobó que al aparecer las palabras que, en el entrenamiento, se habían asociado a la pequeña descarga eléctrica, su umbral de reconocimiento se elevó por encima de lo normal. Incluso, se producía un cambio significativo en la resistencia eléctrica de la piel, lo que se conoce como respuesta galvánica de la piel, un parámetro usado en los detectores de mentiras. La deducción lógica sería que las palabras podían ser percibidas visualmente, de un modo no consciente, y que algún mecanismo evitaría, mientras fuese posible, su identificación consciente.

Si las emociones u otros fenómenos pueden influir sobre las percepciones ello significaría que la presentación de una imagen o unas palabras durante un brevísimo periodo de tiempo (TV, cine, etc.) podría no producir una percepción consciente, pero si dar lugar a otras, no conscientes, que nos motivaran hacia un determinado comportamiento: comprar un producto, opinar de un cierto modo, etcétera

COCA COLA Y PALOMITAS DE MAIZ. En 1957, un tal James Vicary relató que en un autocine en Ft. Dix, New Jersey, había situado en la pantalla dos mensajes invisibles (debido a su corta duración), con dos palabras cada uno: "coma palomitas" y "beba Coca-Cola", con el resultado de obtener, en muy pocos minutos, una respuesta favorable, en forma de una mayor compra y consumo de ambos tipos de productos. Este hecho pudo ser o no cierto pero no debemos ignorar, en todo caso, que la mayor parte de los científicos han sido y son críticos respecto a estas posibilidades. Su alineación suele hacerse en dos campos, el de los psicólogos cognitivos (la mayoría) y el de los investigadores psicoanalíticos. Para los primeros el conocimiento no consciente es " un rápido pero casi mudo procesador que escudriña las entradas sensoriales y dirige nuestra atención". Para la otra alternativa, seguidores fieles de Freud, lo no consciente es "una entidad elegante y poderosa que protege a la persona de amenazas psíquicas tales como el conocimiento de una enfermedad fatal o la incompetencia personal", lo que podría ser provocador de una ansiedad demasiado elevada, para una mente frágil consciente.

LA DEMOSTRACION. La Investigación publicada en SCIENCE, narra los resultados obtenidos con el desarrollo del que se considera como primer método experimental reproducible, demostrando que los mensajes subliminales pueden, a través de procesos, influir en el comportamiento. Los autores han sido tres investigadores del Departamento de Psicología de la UNIVERSIDAD DE WASHINGTON, liderados por el profesor Anthony Greenwald, del mismo Departamento.

La Investigación se ha realizado sobre 300 voluntarios que trataron de identificar, sobre pantallas de un monitor, 500 palabras distribuidas en series, clasificándolas como masculinas o femeninas (nombres propios) o como agradables o desagradables (actividades, adjetivos, etcétera). Las palabras se mostraron en pantalla durante cuatro décimas de segundo, es decir una o dos décimas menos del tiempo necesitado normalmente para conseguir el 95% de aciertos. Para estudiar su efecto, antes de cada palabra se introdujo un mensaje subliminal consistente en una serie de 15 consonantes seguida de una palabra pista (masculina/femenina, agradable/desagradable) y se finalizaba con otra serie de 15 consonantes. La duración del mensaje subliminal no perceptible fue variable (de 17 a 50 milisegundos), así como su distancia temporal a cada palabra objeto de la observación. En algunos casos la naturaleza del mensaje subliminal (masculino/femenino o agradable / desagradable) coincidía con las características de la palabra analizada, mientras en otros casos sucedía lo contrario. ¿Cuáles fueron los resultados?.

En primer lugar, es de destacar el logro del desarrollo de un método experimental reproducible. En segundo lugar, se obtuvo la demostración clara de que la naturaleza del mensaje subliminal influye en la percepción de la siguiente palabra analizada. Cuando la naturaleza de la palabra pista subliminal difería de la de la palabra analizada, los errores respecto al reconocimiento de ésta aumentaron sensiblemente. En la experiencia comentada la duración del efecto del mensaje subliminal fue muy pequeña, de modo que desapareció tal efecto si la distancia temporal entre el mensaje subliminal y la palabra analizada superaba una décima de segundo. Aunque por ahora todo parece indicar que el conocimiento no consciente solo parece capaz de realizar operaciones mentales limitadas, en relación con el gran valor del conocimiento consciente, no cabe duda que, a partir de hoy, se abre un nuevo camino de Investigación sobre la naturaleza y las consecuencias del conocimiento no consciente.