Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Dioxina: En alimentos

Una vez que la dioxina penetra en la cadena alimentaria se fija en las grasas de peces, carnes y productos lácteos. De hecho, más del 90% de la exposición humana a la dioxina viene de estos alimentos. En una Investigación realizada en tiendas de comestibles de Estados Unidos, las proporciones de dioxina presentes normalmente en los diferentes alimentos, en partes por billón (ppb), fueron las siguientes: pescados de agua dulce (1,5), mantequilla (1,1), perros calientes (0,6), pescados de mar (0,4), queso (0,4), vacuno (0,4), huevos (0,4), helados (0,35), pollo (0,35), cerdo (0,35), leche (0,2), vegetales (menos de 0,1). La razón de que la dioxina sea alta en pescado, carne y lácteos, pero no en vegetales ni cereales se debe a su acumulación selectiva en las grasas, por lo que se concentra en los cuerpos de los animales.